Berenjenas recetas caseras para bajar de peso

Para hacer berenjenas asadas, se pone una berenjena de 150 gramos al horno y se asa como las patatas, se les quita el mango y se sirven en fuente sobre servilleta, acompañadas de una vinagreta, nata o rizos de mantequilla.

Berenjenas recetas caseras para bajar de peso

Recetas con apio para adelgazar RIQUÍSIMAS!!

Berenjenas cocidas

Se cuecen con piel en agua y sal y se sirven en fuente sobre servilleta, acompañadas de salsa vinagreta, nata, jugo de naranja o rizos de mantequilla.

Berenjena Chilena

Se corta en rajas del grueso del canto de dos pesetas una berenjena de 150 gramos, mondada; se sazona de sal y se deja en maceración una hora, tiempo suficiente para que suelte el jugo; se escurren y se colocan en plato refractario embadurnado con cinco gramos de mantequilla, se agrega medio decilitro de salsa de tomate algo concentrado, y cubiertas con agua, se espolvorean con queso rallado, se agregan cinco gramos de mantequilla, y sazonado de sal y una pizca de azúcar.

Se pone a horno fuerte moderado, dejándola cocer hasta que el caldo queda casi evaporado y la superficie ligeramente tostada. En este punto se sirve en el mismo plato.

Berenjenas recetas caseras para bajar de peso

Berenjenas recetas caseras para bajar de peso

Berenjenas estofadas

Se monta una berenjena de 150 gramos y se corta en lonchas del grueso del canto de un duro, se sazona de sal y se deja en maceración una hora, se exprimen y sin el jugo se colocan en cazuela de barro, se cubren de agua y se agregan unas rajas finas de cebolla, una pizca de laurel y tomillo, una cucharada de aceite crudo y un majado de ajo, perejil y pimentón, se tapa y se pone a horno fuerte moderado, dejando hervir moderadamente hasta evaporarse el caldo; en este punto se retira y se sirve en la misma cazuela.

 

Berenjenas recetas caseras para bajar de peso

Recetas canapés saludables para adelgazar

Berenjenas a la Aragonesa

Se monta una berenjena de 150 a 200 gramos, se corta en lonchas del canto de dos pesetas, se sazona de sal y se deja en maceración una hora, se escurre y se coloca por capas en plato refractario o cazuela plana de barro embadurnada con cinco gramos de mantequilla, intercalando las capas de berenjena con otras de tomate salteado y cebolla, o sea que se coloca capa de berenjena, capa de tomate, capa de cebolla estofada.

Volviendo a repetir las capas anteriormente explicadas, terminando por capa de berenjena, se cubren con agua hirviendo y se salpican de perejil picado y un poco de pan tostado, rallado, mezclado con queso, se pone a horno fuerte, y casi evaporado el caldo y tostada ligeramente la superficie, se sirve en el mismo plato refractario o cazuela de barro.

“Nota.—Este guiso puede servirse frío, por lo cual, si resulta demasiada cantidad, se sirve lo sobrante en otra comida.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *