Delicias gastronómicas vascas. Hoy: marmitako

Amigos, llega el frío. Está aquí a la vuelta de la esquina, y en cuanto te descuides un poco ya estamos metidos en esa época del año en la que tanto gusta estar en casa, encender la chimenea y relajarse mientras se degusta un buen plato de comida caliente. ¡No hay nada como el sabor del hogar!

marmitako

Es el momento ideal para recuperar una de las recetas más tradicionales y sabrosas del País Vasco, el marmitako. Esta receta con nombre tan peculiar y sonoro es tan antigua como los húmedos montes que la vieron nacer. Se elabora con productos frescos del mar y de la tierra y tiene como principal protagonista al bonito del norte. ¿Ya estás salivando? ¡Pues vamos allá con la elaboración!

Para empezar, hazte con los todos los ingredientes que vas a encontrar en este sitio web. Respeta escrupulosamente las cantidades para conseguir un resultado óptimo. Esto es un punto que la gente suele obviar, pero es imprescindible para que todo salga a pedir de boca, nunca mejor dicho.

Antes de nada, pon orden.

¿Ya lo tienes todo? Pues asegúrate de que las superficies en las que vas a trabajar están perfectamente limpias y desinfectadas. Procura evitar la contaminación cruzada, ya que trabajaremos a la vez con productos vegetales y de pescado. Lava tus manos y ponte un mandil. Recuerda que todos los grandes cocineros vascos llevan uno, así que tú también.

Comenzaremos picando en brunoise el pimiento y el tomate.  Pelaremos y sacaremos las pepitas de ambos ingredientes antes de cortarlos. Haremos lo propio con el ajo y la cebolla. Una vez que ya tengamos todo a punto, echaremos la mezcla a la sartén para comenzar a hacer un sofrito. Es preciso remover de vez en cuando para que no se queme y acabe dando un punto de amargor indeseado.

Se chascan las patatas en trozos medianos, para incorporarlas cuando el sofrito ya esté listo. A continuación, se añade el pimentón y se continúa removiendo. Es hora de rociar todo con el vino y dejar cocer un par de minutos o tres hasta que se evapore el alcohol y agreguemos el caldo.

Cocinando los pimientos

El pimiento choricero debe de haber estado en remojo al menos un día, aunque también es posible meterlo en agua hirviendo una hora antes. Después de que el guiso haya estado 60 minutos a fuego bajo, es el momento de sacar el pimiento del agua, abrirlo por la mitad y añadirlo (sin pepitas) junto con la pimienta de cayena.

Pasada media hora, retiraremos la piel del pimiento choricero y la guindilla, y dejaremos todo cocer hasta que las patatas se ablanden. Cuando esto ocurra, solamente hay que añadir el bonito en trozos y esperar cinco minutos hasta que la carne del pescado esté bien hecha pero tierna.

¡Y listo!

Un marmitako auténtico que debería estar preparado para servir en 90 minutos. Si quieres saber con qué aperitivos o postres puedes acompañarlo, te aconsejamos revisar delicista.com, en su indice de recetas encontrarás decenas de geniales ideas gastronómicas.

¡Porque comer bien es casi una obligación para todos nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres la guía de Kayla Itsines?

Mira tu bandeja de correo y consigue la guía Bikini Body Guide que causa furor

No hacemos SPAM

¿Quieres la guía de Kayla Itsines?

Mira tu bandeja de correo y consigue la guía Bikini Body Guide que causa furor

No hacemos SPAM