Los beneficios de comer naturalmente (parte 2)

Ante todo, es importante no volverse pesimista y lle­gar a desconfiar de cada cosa que se come, porque como he­mos visto anteriormente, los alimentos también poseen valor psicológico. Por lo demás es bueno considerar ciertos aspectos generales para entender qué se puede prevenir y qué no por medio de leyes y métodos de control.

El minorista debería evitar comprar ciertos productos a precios increíblemente bajos, ya que las firmas reconocidas suelen observar rigurosos controles sobre la calidad de sus productos.

Por otra parte es bueno hacer una llamada de atención sobre el perjuicio que los alimentos adulterados causan a los niños.

Los beneficios de comer naturalmente (parte 2)

Propiedades del Ácido glutámico y las grasas 

Daños que producen alimentos sin medidas higiénicas en niños

El hígado y el aparato digestivo infantil son más sensi­bles a las sustancias extrañas que los del adulto. Basta muy poco para hacer sufrir al niño una disfunción hepática, una leve o mediana insuficiencia hepática. Si, en cambio, la irri­tación se produce en el tubo digestivo, puede provocar peli­grosas gastroenteritis infantiles.

La solución para las adulteraciones y fraudes alimenti­cios es la organización de los controles. Pero no se puede controlar pieza por pieza una rama alimenticia. Se debe tener en cuenta que, por ejemplo, cada familia (familia tipo formada por padre, madre y dos hijos) tiene un “consumo promedio” anual imponente de productos alimenticios.

Los expertos lo calculan más o m enos así: pan, 390 kg; patatas, 202 kg; pasta, 234 kg; arroz, 37 kg; fruta y verdura, 977 kg; carne, 82 kg; huevos, 544 kg; leche 252 1 y azúcar, 80 kg. Multiplicando por el número de familias, está claro que surge una enorme cifra de consumo de alimentos que, evidentemente, no pueden ser controlados en su totalidad.

Los beneficios de comer naturalmente (parte 2)

Propiedades del queso

Los consejos de los especialistas en el consumo de alimento

La seguridad en la alimentación es una exigencia observa­ da en todo el mundo. Los análisis minuciosos de las sustancias ali­menticias se confían al químico-bromatólogo (la Bromatología es una rama de la Química que estudia analíticamente los alimen­tos). El químico alimentario está siempre a la búsqueda del pro­ducto genuino, que posea inalterados los caracteres físico-quími­cos y químicos naturales esenciales. Recordemos que existe una diferencia entre adulterado, falsificado o alterado.
Adulterado es aquel alimento al que se le quitan componentes químicos característicos del alimento mismo, o se le añaden sustancias extrañas a su naturaleza; falsificado es aquel alimento que ha sido sustituido por completo con
un sucedáneo (ejemplo: grasa en vez de mantequilla); alterado es el alimento que ha sufrido variaciones que alteran su equilibrio químico -físico, hasta hacerlo higiénicamente im ­perfecto.

Un aditivo es la sustancia que puede añadirse como corrector tecnológico a productos alimenticios, permitido por la ley o no y de toxicidad desconocida, que en la actualidad se indica claramente en la etiqueta de muchos productos de
primera necesidad. Y aquí entran en danza los colorantes y aditivos, cuyo uso ha sido severamente criticado y finalmente reducido con el paso del tiempo.

Los beneficios de comer naturalmente (parte 2)

Propiedades del yogurt 

Recordemos que las normas legislativas sanitarias norteamericanas, alemanas, inglesas y francesas admiten numerosos aditivos en los alimentos y mu­chísimos productos de síntesis química. Por lo que el aditivo no puede prohibirse en la elaboración de los alimentos y las ventajas que ofrece son insustituibles en el campo de la higie­ne y de la conservación.

El término medio en el consumo de alimentos naturales

Los productos “naturales” no están libres de peligros incluso mayores, sin hablar de la contami­nación bacteriana, siempre posible en el ciclo del productor al consumidor.

Naturalmente, el uso indiscriminado de muchos aditi­vos químicos, algunos nocivos sin duda, es condenable. Como también lo es el prejuicio de prohibir todos los aditivos que usados conscientemente com o correctivos tecnológicos, per­miten obtener alimentos bien preparados, perfectamente conservables y a mejor precio. En el caso de las carnes, debe admi­tirse el uso de los “promotores de resultados”, que son sustancias que todos los criadores y zootécnicos usan en los alimentos.

Los beneficios de comer naturalmente (parte 2)

Proteínas del huevo y la leche 

Por ejemplo, una sustancia que no tiene efectos tóxicos sobre el organismo es la virginiamicina, antibiótico que hace
aumentar un 15 por ciento el rendimiento avícola. Hay que recordar también que los alimentos, sobre todo los vegetales, sufren inevitablemente un porcentaje de degradación ecológica, por el hábitat, la atm ósfera, por el am biente en el que se hallan para desarrollarse.

Así que, prácticamente, el alimento seguro puede concebirse, imaginarse y producirse sólo en un hábitat seguro. Y sabemos que el nuestro no lo es en grado sumo. Es el caso típico de los hidrocarburos, que se han encon­trado adheridos en el grano de trigo y tienen una elevada toxici­dad sobre el organismo humano.

Aquí es bueno señalar que no sólo la tierra se considera hoy día contaminada, sino también el mar. Gran parte de la producción pesquera mundial muestra alarmantes índices de contaminación con mercurio, elemento peligrosísimo para la salud humana. En este ejemplo, los contro­les eficaces pueden eliminar esas contaminaciones ícticas.

Los beneficios de comer naturalmente (parte 2)

Propiedades de las legumbres, guisantes, judías, lentejas y soja 

Incluso el mundo natural más libre, el de los pájaros, no está exen to de la con tam in ación ecológica. Hace unos años, una familia se intoxicó comiendo alondras. Los médicos no querían creerlo, pero terminaron por convencerse cuando una autorizada revista científica precisó que las alondras de paso en esa zona se alimentaba de unas bayas, ricas en una neurotoxina que no afectaba a dicha ave, pero que intoxicaba al hombre cuando comía esos pájaros.

Efectivamente, algunos miembros de esa familia habían tenido entorpecimientos de las articulación es, afortunadamente transitorios, sin déficit neurológico residual alguno. Por lo que está claro que los pro­ductos naturales se ven afectados por la higiene general, por la pureza del ambiente que los rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *