Remedios caseros para las hemorragias internas y externas

Remedios caseros para las hemorragias internas y externas

Tipos de hemorragias y síntomas

Las hemorragias se dividen en externas e internas. Las externas tienen como causa una herida en los tejidos superficiales del cuerpo, visibles normalmente, mientras que las internas son aquéllas en que la sangre mana desde el interior, por una herida interna, a los órganos o las cavidades orgánicas, incluyendo la cabeza, el tórax o el abdomen.

Tanto en un caso como en otro, las hemorragias suelen ofrecer los siguientes síntomas:

  • Debilidad.
  • Vértigo.
  • Palidez facial y labial.
  • Frialdad dérmica.
  • Pulso débil y rápido.
  • Respiración jadeante.
  • Sed.
  • Fatiga.
  • Ansiedad.

Todos estos síntomas demuestran solamente la disminución constante y progresiva del torrente sanguíneo que circula por las venas, con la consiguiente falta de presión y el déficit de oxígeno, junto con la deshidratación.
Remedios caseros para las hemorragias internas y externas

¿Qué son las hemorragias externas?

Estas hemorragias pueden ser arteriales, venosas o capilares, siendo lo más importante impedir la pérdida de sangre. Esto se logra por medio de: vendajes compresivos, presión digital sobre el punto hemorrágico, por medio de un torniquete.

  • Hemorragias arteriales: En este caso la sangre tiene un color escarlata subido, y mana a borbotones por el sitio seccionado de la arteria. Los borbotones se acompasan con el ritmo del pulso o el corazón.
  • Hemorragias venosas: Ahora, en estas hemorragias, la sangre tiene un tono más oscuro, y fluye de una manera uniforme y más lenta.
  • Hemorragias capilares: En esta clase de hemorragia, la sangre mana por varios sitios a la vez, así como por toda la superficie de la herida.

Tratamiento para las hemorragias externas

Veamos ahora cómo deben tratarse todas estas hemorragias en un momento dado. Ante todo diremos que la gravedad de cualquier hemorragia depende de uno al menos de los siguientes factores:

  • Diámetro del vaso lesionado. En efecto, una lesión en una arteria o vena de diámetro grande puede ocasionar una muerte instantánea.
  • Edad de la víctima. Son los niños y los ancianos quienes sufren las hemorragias más graves.
  • Localización del vaso lesionado.

Remedios caseros para las hemorragias internas y externas

Tratamiento de emergencia para las hemorragias arteriales

Se comprimen las arterias con las yemas de los dedos, por el sitio donde la arteria pasa por encima del hueso. Como es natural, esta clase de compresión no puede prolongarse mucho tiempo.
Remedios caseros para las hemorragias internas y externas

Hemorragias en la cabeza y el cuello

Desde el corazón la sangre llega al cuello y a la cabeza por medio de las arterias carótidas y sus ramificaciones. Ambas arterias ascienden una por cada lado de la tráquea, pudiendo ser comprimidas contra la columna vertebral.

  • Hay que actuar con rapidez, pues la víctima podría desangrarse en muy pocos minutos.
  • En este caso se comprime, con las yemas de los cuatro últimos dedos de la mano, flexionados, contra las vértebras cervicales. La víctima deberá flexionar levemente la cabeza, girándola hacia el lado comprimido. El otro dedo, el pulgar, se apoya en la nuca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *