Remedios caseros para fracturas de la caja costillar

Remedios caseros para fracturas de la caja costillar

Causas de las fractura de la caja costillar

Una costilla se fractura en ocasiones a causa de un golpe o por presión externa ejercida sobre el tórax. En ambos casos, los extremos rotos del hueso se desplazan hacia dentro y comprimen algún órgano del tronco.

Cuando hay una costilla (o más) rota, el primer síntoma es un dolor fortísimo, como una puñalada repetida. En el sitio de la fractura, dolor más intenso cuando la víctima quiere respirar profundamente. Hay otros síntomas, como crujidos rápidos, que se notan aplicando la palma de la mano sobre el punto fracturado.

Una costilla rota puede provocar una herida punzante en un pulmón, y en tal caso la víctima tose con violencia y escupe una espuma sanguinolenta.
Remedios caseros para fracturas de la caja costillar

Técnicas a seguir en caso de fractura de la caja costillar

Si no hay señales de lesión interna, hay que colocar una tela doblada sobre el sitio de la fractura, que se fija con una venda. Cuyo nudo se realizará antes de que la víctima exhale todo el aire de sus pulmones, a fin de que la presión no le dificulte más la ya penosa respiración.

Este entablillado blando se sujeta con otras dos vendas, colocadas una más arriba y otra por debajo de la primera. Si hay señales de una lesión pulmonar, no hay que aplicar vendaje alguno. Pues la presión seguramente haría que la punta de la costilla penetrase más profundamente en el pulmón u órgano lesionado.

En este último caso, hay que acostar a la víctima un poco inclinada sobre el costado fracturado. Tapándola con mantas, y procurándole calor para evitar el posible shock. Cuando la respiración es más jadeante, puede levantarse un poco los hombros y el pecho del fracturado. Colocándole un almohadillado de algodón debajo de la espalda, para darle cierto alivio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *