Remedios caseros para las hemorragias externas

Remedios caseros para las hemorragias externas

Tratamiento para las hemorragias en el hombro y los brazos

La arteria que lleva la sangre a los brazos se denomina subclavia, en su primer sector, entre el cuello y la primera costilla.

En el caso de hemorragia, se comprime contra la primera costilla por encima y por detrás de la clavícula. En la sección media del hueco supraclavicular. Para ello, la víctima flexionará la cabeza, de manera inclinada, girándola hacia el lado comprimido, con el hombro proyectado al frente.

Remedios caseros para las hemorragias externas

Técnicas para las hemorragias en los sectores inferiores del brazo o en la mano

Se colocan los dedos en la parte inferior del brazo lesionado, en el punto medio entre la axila y el codo, colocando el pulgar sobre el lado externo. Entonces se presiona con fuerza, como atenazando el hueso.
Hemorragias en la palma de la mano

Se aplica un apósito de gasas esterilizadas sobre la palma dé la mano, se aprieta el puño de la víctima y se venda con firmeza.

Remedios caseros para las hemorragias externas

Hemorragias en las extremidades inferiores

Es la arteria femoral la que lleva la sangre a las extremidades inferiores, por cuyo motivo las hemorragias del muslo, la pantorrilla o el pie. Deben tratarse presionando sobre el sitio donde tal arteria es más accesible, o sea en el llamado “triángulo femoral”, que se halla en una depresión de la cara interior del muslo, en la ingle. Debe apretarse fuertemente hacia abajo, con la palma de la mano o el puño cerrado.
Remedios caseros para las hemorragias externas

Hemorragias venosas

Estas hemorragias son, en principio, más fáciles de detener que las arteriales, pues la sangre mana más lentamente y a menor presión.

En primer lugar es preciso elevar la parte lesionada por encima del nivel medio del cuerpo. Y aflojar toda prenda que oprima la circulación por el lado herido. Después se aprietan los bordes de la lesión con los dedos, hasta que se pueda aplicar un vendaje compresivo.

Remedios caseros para las hemorragias externas

Hemorragias capilares

Son fáciles de detener, y para ello suele bastar la aplicación de un apósito de gasa esterilizada sobre la herida, y un vendaje compresivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *