Propiedades del Fragón Espinoso, Fraxinela y la Fresa

Propiedades del Fragón Espinoso, Fraxinela y la Fresa

Propiedades del Fragón Espinoso

Cultivada como planta ornamental, el fragón espinoso, o brusco, posee retoños que son comestibles. Granos que se utilizan como sucedáneos del café y rizomas que, en forma de decocción, constituyen un excelente diurético; en suma, no se desperdicia nada de esta planta.

Propiedades del Fragón Espinoso, Fraxinela y la Fresa

Características y usos de la Fraxinela

La fraxinela (o díctamo blanco) ama la colina, los árboles, los matorrales. Es una planta herbácea de follaje persistente, cubierta de pelos; el tallo es erguido, las hojas alternas, las flores irregulares.

La fraxinela exhala un intenso olor a limón. Esta planta ha sido creada, como todas las otras, para ayuda del hombre: las puntas floridas, que se cogen de junio a agosto, ejercen, en efecto, en forma de infusión, una acción benéfica antiespasmódica.

En cuanto a la corteza de la raíz, que se coge entre septiembre y octubre, se utiliza en infusiones y tisanas de poder tónico. Las flores producen un agua perfumada, muy buscada para fabricar los productos cosméticos.

¿Lo sabíais?

Durante las cálidas noches del estío, las partes floridas exhalan una extraña esencia volátil, que puede inflamarse.

Propiedades del Fragón Espinoso, Fraxinela y la Fresa

Bondades de la Fresa

La fresa, por su incomparable sabor, es víctima con frecuencia de auténticas expediciones lanzadas por pequeños y grandes, que quieren sorprenderla allí donde se encuentra, es decir en los rincones herbosos y los bosques de Europa. Ocioso es decir la justa fama de que, por ejemplo, gozan las fresas de Aran juez.

Tenemos que describir la fresa para no confundirla con la Potentilla fragariastrum, llamada también la “fresa loca”, perteneciente a su vez a la familia de las rosáceas. Veamos lo que tienen en común: las hojas trifoliadas, las flores blancas de cinco pétalos separados y numerosos estambres; el cáliz, que tiene cinco sépalos y un calículo de cinco divisiones, y las raíces que producen espolones.

He aquí, en cambio, lo que las distingue: los pétalos, ante todo, que son ovales; los folíolos, que no tienen peciolo y que se adhieren directamente a la rama. La fresa es una planta estimada desde antiguo; el poeta romano Virgilio la ha cantado en una de sus églogas.

En ocasiones criticamos a esta rosácea porque después de haberla comido sin medida nuestro cuerpo se cubre de placas de urticaria. El fenómeno no es grave: indica solamente que la desintoxicación es tan rápida, indica Mességué, que las toxinas surgen a flor de piel y provocan erupciones cutáneas.

¿Qué hacer entonces? Vaga escribe: “La urticaria que afecta habitualmente a las personas que son alérgicas a este fruto podrá ser eliminada acostumbrando al organismo a aceptarla poco a poco…” Lo que significa: dos fresas el primer día, tres el segundo, cuatro el tercero y así sucesivamente.

¿Lo sabíais?

Esta noticia concierne a las mujeres: sí queréis devolver la frescura a vuestro rostro fatigado, aplicaos sobre la cara algunos trocitos de fresas frescas y bien maduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *