Datos Curiosos sobre el Calcio y Fósforo

Datos Curiosos sobre el Calcio y Fósforo

Conoce el alcance del calcio en nuestro organismo

Este mineral es el más abundante de nuestro cuerpo. Lo ne­cesitamos en cantidades relativamente grandes para la formación de nuestros huesos y dientes; que se llevan el noventa y nueve por ciento del total. El uno por ciento restante tiene una enorme importancia para el metabolismo.

Se necesita para la coagulación de la sangre, para el funcionamien­to de los músculos y los nervios, para la producción de hor­monas de las glándulas paratiroideas y para el metabolismo de la vitamina D; así como para la absorción del hierro, la activi­dad de toda una serie de enzimas y la incorporación de los nu­trientes a las células del cuerpo.

Si nos decidimos por una dieta determinada en la que falte calcio, nuestro metabolismo recurre al que hay de reserva en el esqueleto y los dientes. Las conse­cuencias son especialmente graves para las mujeres durante el climaterio y después; debido también en parte a una de­ficiencia en la hormona estrógeno llegan a perder hasta un uno y medio por ciento de su masa ósea al año.

espinaca

El calcio colabora estrechamente en nuestro cuerpo con fósforo; magnesio, vitaminas A, C y D y con muchas pro­babilidades también con la E. Aparece sobre todo en la leche y en los productos lácteos.

Sin embargo, hasta el treinta por cien­to del ingerido se elimina a través del sudor, orina y heces, sin que el metabolismo pueda utilizarlo. Algo de grasa en la dieta ayuda en el tracto intestinal a la absorción.

Un exceso de grasa puede dar lugar a enlaces insolubles, que ya no pueden aprovecharse. Sin ácidos, el cuerpo no puede absorber el calcio, aunque hay algunos ácidos que retrasan dicha absorción. Entre ellos están los ácidos vegetales de los productos integrales o el ácido oxálico del ruibarbo, las espinacas y el chocolate.

carne

Bondades que no sabías del Fósforo

Por cada dos partes y media de calcio necesitamos una de fósforo para que ambos minerales puedan cumplir su tarea en nuestro organismo. El fósforo está presente en todas las células corporales y participa en casi todas las reacciones químicas de nuestro metabolismo; es imprescindible para la salud de nues­tras células y para el aprovisionamiento de energía.

El fósforo estimula las contracciones musculares y, por con­siguiente, también los latidos del corazón. Es un componente importante de las nucleoproteínas, encargadas de la división ce­lular y de los genes. Sin la participación del fósforo no podrían absorberse la niacina ni la riboflavina, que son vitaminas B.

frutos

Los fosfatos, como por ejemplo la lecitina, ayudan al desdoblamien­to y al transporte de los ácidos grasos; contribuyendo también al control del sensible equilibrio de ácidos y bases en la sangre.

Finalmente, necesitamos el fósforo para la producción de los huesos y de los dientes; para el funcionamiento de los riñones, para la transmisión de los impulsos nerviosos, para el transporte de los nutrientes a través de las membranas celulares y para la producción de hormonas.

Una dieta con abundantes proteínas es esencialmente rica en fósforo. Este mineral aparece sobre todo en la carne; el pescado, las aves, los huevos, los productos integrales y los frutos secos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *