Remedios caseros para picaduras y mordeduras

Remedios caseros para picaduras y mordeduras

Tratamiento para las picaduras de insectos

Se extrae el aguijón con cuidado, sin presionar la bolsa de veneno que cuelga de él. Después se refresca la zona de la picadura con agua fría o hielo y se humedece con un poco de amoniaco acuoso.

Remedio casero 1: Baño con bicarbonato de sodio

En caso de picaduras de avispones, o muchas picaduras de abejas o avispas, se somete al afectado a un baño de agua fría con bicarbonato sódico. Si las picaduras se producen en la boca o en la faringe, hay que llamar enseguida al médico, pues existe peligro de muerte.

Recetas para las picaduras de garrapata

 

Remedio natural 1: Aceite o trementina

En ningún caso se las debe tocar o intentar arrancarlas. En lugar de eso, se les vierte encima un poco de aceite o trementina. Si a pesar de todo la garrapata no se desprende sola, se quita con cuidado de la piel con una pinza. No debe quedar ningún resto del insecto en la piel. Si la zona de la picadura se hincha y se inflama, hay que acudir al médico.

Remedios caseros para picaduras y mordeduras

Características de la mordedura de serpiente

En nuestras latitudes normalmente sólo se producirán mordeduras de víboras. Se las reconoce por sus cuatro marcas de colmillo: dos más profundas juntas y otras dos, más superficiales, encima. La víctima sufre dolores, hinchazón, disneas, vértigo o vómitos.

Remedio popular 1: Llantén menor

Como medida de emergencia en caso de mordedura de serpiente, se aplicarán hojas frescas de llantén menor que, en caso de necesidad, simplemente se trituran bien aplastándolas entre las manos y se colocan sobre la herida provocada por la mordedura. Por supuesto, es más eficaz lavar las hojas y aplastarlas con un rodillo sobre una tabla.

La pasta de hojas frescas se aplica sobre la herida directamente. A continuación hay que avisar a un médico lo más rápidamente posible.

Remedios Caseros 1: Colocar corbata o cinturón

Se tiende al herido y se le coloca una corbata, un cinturón o unos tirantes a una distancia de una mano de la mordedura, en dirección al corazón, y se aprieta de modo que se produzca una hemorragia.

En todo momento se debe encontrar el pulso en la muñeca. Sólo se puede chupar el veneno si la persona que socorre no tiene heridas en los labios o en la boca. Es preciso llamar inmediatamente al médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *