Remedios Caseros para Malestar Estomacal y la Disentería

estomacal

Como aliviar el Malestar Estomacal de forma natural

Se denominan “estomacales” a los productos farmacéuticos;  en nuestro caso a las plantas que favorecen la secreción gástrica y aumentan el apetito. He aquí algunos.

Decocción de cardillo (tagarnina, diente de león): hervir durante cierto tiempo 50 ó 60 gramos de raíces y hojas de cardillo en un litro de agua.

Si se desea obtener un resultado válido habrá que beber esta decocción al menos a razón de dos o tres tazas diarias, durante 20 días. No olviden bebería todavía caliente y muy lentamente.

Infusión de hojas frescas de laurel: dejar decantar 10 a 15 gramos aproximadamente de hojas de laurel en un litro de agua, durante algunas horas; filtrar, dejar enfriar. Una cucharadita después de cada una de las comidas principales será suficiente. Tome esta infusión cada vez que lo necesite.

 

Remedios Caseros para Malestar Estomacal y la Disentería

Uso de la Genciana y la Cascara Sangrada contra el Malestar Estomacal

Infusión de raíz de genciana seca: macerar 5 a 10 gramos de genciana en un litro de agua, durante unas 4 horas. Filtrar el líquido y verter en un recipiente que se cerrará muy bien. Tomar dos tazas pequeñas por día antes de las comidas principales. Proseguir con el tratamiento hasta que hayan desaparecido los trastornos. Obtendrán una acción mucho más eficaz si se mezclan con esta infusión otras hierbas amargas.

Elixir de cáscara sagrada: mezclar 50 gramos de extracto fluido de cáscara, del que se habrá eliminado el amargor, seis gotas de esencia de naranja, 200 gramos de jarabe, 100 gramos de alcohol de 90°, 50 gramos de glicerina y 100 gramos de agua. Macerar todo esto durante algunos días. Luego filtrar. Beber uno o dos vasos pequeños antes de las comidas principales.

Remedios Caseros para Malestar Estomacal y la Disentería

Conoce sobre la Disentería

Término de origen griego, dedus (difícilmente) y enteron (intestino). No hay que confundir disentería con diarrea. Se trata de una enfermedad infecciosa, contagiosa, constituida por ulceraciones más o menos extensas del intestino.

Se manifiesta de manera violenta, con crisis de dolores intensos; sobre todo en el momento de la defecación, que suele ser frecuente y de carácter diarreico (de allí su falso parentesco con la diarrea); las heces contienen pequeñas masas que se asemejan a la clara de huevo, con estrías de sangre; incluso puede llegar a contener sangre casi pura.

remedios-caseros-para-malestar-estomacal-y-la-disenteria-2

Tratamiento de Fitoterapia

En caso de disentería grave, se utiliza el remedio llamado “de Blackburn”, médico americano del siglo pasado. Helo aquí: hervir en un litro de agua, 15 centilitros de aguardiente de buena calidad, 375 gramos de hojas verdes de fresas silvestres, hasta que la ebullición lo haya reducido todo a 55 centilitros.

El ajo, la col, el malvavisco, el mirtillo, la pimpinela, la plantaina, la potentila, la bistorta centinodia y el espino también resultan eficaces para curar la disentería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *