Remedios Caseros para la Tos Ferina

Remedios Caseros para la Tos Ferina

Remedio Botánico 1: Castaño común

Infusión: Se vierte una taza de agua hirviente sobre dos puñaditos de hojas secas, se deja reposar 15 minutos y se toma en caliente una taza tres veces al día.

Remedios Naturales 2: Drosera

Infusión: Se vierte una taza de agua hirviente sobre un puñadito de hierba y se deja en reposo 15 minutos. Se toma una taza dos veces al día.

Remedio Efectivo 3: Hiedra

Decocción: Se hierve un puñadito de hojas secas o tiernas en una taza de agua durante 4 minutos. Se deja en reposo 10 minutos y se toma una taza caliente tres veces al día.

tomillo

Remedios Baratos 4: Tomillo

Infusión: Se mezclan dos partes de hojas de tomillo con una parte de drosera hasta formar dos puñaditos. Se vierte una taza de agua hirviente sobre esta mezcla, se deja en reposo 15 minutos y se toma una taza tres veces al día.

Remedio Eficaz 5: Ajedrea

Compresas: Verter 100 g  de ajedrea en 1 litro de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar reposar durante 15 minutos. Filtrar y empapar esta infusión en un paño de algodón limpio y pasar, mediante friegas, por la piel del niño.

ajo

Remedios Económicos 6: Ajo

Colocar una capa fina de ajo machacado o rallado en el fondo de un plato. Espolvorear por encima una capa uniforme de azúcar moreno de caña. Dejar unas cuantas horas y recoger después el zumo producido. Administrar en dosis de una cucharadita o mezclar con algo de agua o de infusión de tomillo

Remedio Casero 7: Cebollas

Jarabe: Picar una o dos cebollas grandes, mezclar con bastante azúcar en un plato, dejar durante la noche  y en la mañana proporcionar 1 cucharadita cada 3 horas de este jarabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *