Remedios Caseros para la Depresión y Anemia Ferropénica

Remedios Caseros para la Depresión y Anemia Ferropénica

Causas de la Depresión

Cada vez son más frecuentes los estados depresivos entre las personas que sufren estrés. No son ya principalmente las mujeres menopáusicas las que se quejan de depresión; en su caso, el decaimiento psíquico es causado por un cambio del equilibrio hormonal. Sin embargo, cada vez más mujeres y hombres jóvenes padecen angustia, decaimiento anímico y trastornos del sueño.

La depresión se ha convertido en una enfermedad típica de nuestro tiempo, que afecta a numerosas personas. Las causas de esta enfermedad son el estrés progresivo, la exigencia de rendimiento y el miedo al futuro, presiones con las que todos tenemos que convivir.

También quienes, a causa de las deficiencias que encuentran a su alrededor, se preguntan por el sentido de la vida, a menudo caen en la desesperación. La re­ flexión sobre uno mismo, la serenidad y las esperanzas realistas son las mejores defensas para prevenir esta enfermedad, pero quien la padece ya, debería visitar sin falta al médico.

Las depresiones pueden ser debidas a diferentes causas y suelen presentar distintos cuadros sintomáticos. Su origen puede estar no sólo en la reacción a nuestras circunstancias, sino también en nosotros mismos (desequilibrio hormonal, herencia). Para tratar la enfermedad deben conocerse sus causas.

Remedios Caseros para la Depresión y Anemia Ferropénica

Remedios frente a la Depresión

 

Remedio Casero 1: Hipérico

Poner una cucharadita colmada de hipérico por taza, añadir agua hirviendo, dejar reposar medio minuto, colar y beber a sorbos de dos a tres tazas al día. Resulta muy práctico llenar un termo con la ración del día.

Remedios Populares 2: Baño de asiento con hipérico

En un cubo lleno de hipérico s e pueden utilizar las hojas, las flores y los tallos- vertemos agua fría y lo dejamos en rem ojo durante doce horas. Para los niños es suficiente con una cantidad menor, según su constitución.

Seguidamente se calienta el extracto y se añade al agua del baño. Es preciso que el agua cubra los riñones, y la duración del baño será de veinte minutos.

A continuación, sin secarse, hay que ponerse a sudar en la cama durante una hora, envuelto en un albornoz. Se recomienda tomar un baño de asiento a la semana y, el resto de los días, un baño de pies.

Remedio Natural 3: Baño de cuerpo entero con serpol

En un cubo con una capacidad de seis a ocho litros, se pone en rem ojo, en agua fría y durante doce horas, serpol fresco o 2 0 0 g de serpol seco.

A continuación se calienta el extracto y se añade al agua del baño. La zona del corazón debe quedar fuera del agua. La duración del baño es de veinte minutos; después, sin secarse, se suda en la cama durante una hora, envuelto en un albornoz.

Remedios Caseros para la Depresión y Anemia Ferropénica

Remedios Caseros 4: Achicoria

Durante doce horas se pone en remojo en una taza de agua fría una cucharadita colmada de raíz de achicoria. A continuación se calienta el extracto y se cuela. Se beben dos tazas repartidas a lo largo del día. Resulta muy práctico llenar un termo con la ración del día.

Remedio Popular 5: Infusión mixta

A una cucharadita por taza colmada de ortiga menor, milenrama y equiseto menor, mezcladas a partes iguales, se añade agua hirviendo. Dejar reposar medio minuto y beber a sorbos una taza por la mañana y otra por la noche.

Remedios Naturales 6: Amargo sueco

Una cucharada de amargo sueco se diluye en media taza de infusión de hierbas y se bebe la mitad media hora antes y la otra mitad media hora después de las comidas; es decir, en total tres cucharadas de amargo sueco al día.

Remedios Caseros para la Depresión y Anemia Ferropénica

Tratamiento para Anemia Ferropénica

 

Remedio Casero 1: Ortiga menor

Una infusión preparada con hojas frescas de ortiga menor aumenta el nivel de hierro en el cuerpo. Verter agua hirviendo sobre un puñado de hojas frescas de ortiga menor por taza, dejar reposar medio minuto, colar y beber a sorbos de dos a tres tazas repartidas a lo largo del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *