Remedios Caseros para el Vértigo

Remedios Caseros para el Vértigo

Vértigo Perdida del equilibrio

La sensación de vértigo no es una enfermedad, sino el síntoma de un trastorno del cuerpo. El afectado siente que el suelo bajo sus pies se balancea o que el mundo se mueve en torno a él.

En los casos más graves se producen náuseas, centelleos en la visión. Sudores e incluso in consciencia. Los ataques de vértigo llegan a durar desde pocos segundos a días. Pueden iniciarse espontáneamente en un ataque o ir aumentando poco a poco.

Causas del Vértigo

En ocasiones las causas son inofensivas. Como levantarse demasiado bruscamente en caso de hipotensión o un esfuerzo excesivo. Pero también pueden anunciar enfermedades peligrosas que sólo puede determinar un médico.

Entre ellas se encuentran las enfermedades del oído interno. De los músculos del ojo y también del cerebro, por medio de tumores. Los trastornos del riego en el cerebro, por ejemplo en caso de jaqueca o a una edad avanzada, y en la arteriosclerosis, pueden igualmente causar vértigo.

La sensación de vértigo causada por el mareo o el mal de las alturas es inofensiva y realmente no constituye un síntoma de ninguna enfermedad.

Remedios Caseros para el Vértigo

Recomendaciones para tratar el Vértigo

Cuando se tiene la tensión demasiado baja hay que levantarse con calma: de esta manera se evitarán algunos casos de vértigo.

Una taza de café o de té puede hacer milagros: de este modo también la jaqueca deja de ser un trastorno temible.

Sin embargo, lo mejor sigue siendo una ducha fría. Para combatir el vértigo rápidamente hay que tumbarse y poner los pies en alto. Quien tenga conocimientos de entrenamiento autógeno puede recurrir a él en busca de ayuda.

Sin embargo, en caso de padecer hipertensión con vértigo. Se debe consultar a un médico, lo mismo que si se observa una pérdida de la audición o se padece una otitis.

Remedios Caseros para el Vértigo

Tratamientos caseros para el Vértigo

 

Remedio Popular 1: Ajo de oso

Las sensaciones de vértigo o de presión en la cabeza se pueden atribuir en muchos casos a la hipertensión o la arteriosclerosis. Para combatirlas, el ajo de oso es un remedio muy eficaz.

En primavera se recogen las hojas de ajo de oso frescas. Que se comerán crudas después de lavarlas y trocearlas finamente. Pueden utilizarse también como el perejil o la cebolleta, para realzar muchas comidas. Asimismo, pueden prepararse ensaladas con el ajo de oso, o bien cocerlo como las espinacas.

Remedios Naturales 2: Esencia de ajo de oso

Para aprovechar el poder medicinal del ajo de oso durante todo el año (las hojas secas pierden su efecto medicinal) se prepara la esencia de ajo de oso. Se introducen en una botella de cristal las hojas o los bulbos de ajo de oso finamente troceados y se añade aguardiente de trigo de 38 a 40 grados.

La botella tiene que reposar durante al menos dos semanas en un lugar cálido. De la esencia obtenida se toman cuatro veces al día de diez a quince gotas, diluidas en un poco de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *