Remedios Caseros para la Hipertensión

Remedios caseros para la Hipertensión

Hipertensión la enfermedad silenciosa

Cuando la tensión arterial es alta, la sangre es bombeada con mucha fuerza a través del cuerpo; como consecuencia, el corazón, las venas o los órganos pueden resultar dañados. Pero debido a que el cuerpo “desea” equilibrar el aumento de la tensión desde el principio y hacerla inofensiva, el cuadro clínico de la hipertensión aparece poco a poco.

Se habla de hipertensión cuando la tensión arterial, que se mide en el brazo, supera el valor de 160/95 mm de Hg. La hipertensión, en todo caso, puede ser tanto una enfermedad como simplemente un síntoma de otras enfermedad?

En una quinta parte de los pacientes es causada por enfermedades renales, metabólicas o vasculares; entre ellas se encuentran la arteriosclerosis, la gota, la diabetes, la adiposis y la nefritis. Siempre que no se trate con seguridad de una de estas enfermedades, y la tensión esté continuamente muy alta, se puede hablar de la enfermedad de “hipertensión”.

La mayor parte de los afectados no observan nada raro al comienzo de esta enfermedad, pero poco a poco se van quejando de dolor de cabeza y de bajo rendimiento. Tienen palpitaciones, no pueden dormir y a veces se ven sorprendidos por una disnea.

Se atribuye a una predisposición genética y al influjo medioambiental. Se sabe también que una elevada ingestión de sal agrava la enfermedad. En muchos pacientes esta enfermedad sólo se descubre en chequeos rutinarios, ya que se han acostumbrado a ella sin darse cuenta.

La hipertensión es un factor de riesgo importante para muchas enfermedades cardíacas, al igual que la nicotina o el exceso de peso. El exceso de peso es igualmente una de las condiciones para tener una tensión alta. Más del 50% de las personas que padecen hipertensión tienen un exceso de peso.

Remedios caseros para la Hipertensión

Recetas Naturales para la Hipertensión

De este modo puede producirse una potenciación de los factores de riesgo, lo que puede conducir al infarto de miocardio. Por tanto, si se padece esta enfermedad, debe renunciarse totalmente al café y al tabaco; también el esfuerzo físico debe ser reducido al mínimo.

En cuanto a la alimentación, hay que consumir pocas grasas y poca sal; las personas con exceso de peso tienen que reducirlo obligatoriamente a través de una dieta. Las infusiones de hojas de olivo, de muérdago o de ajo favorecen estas medidas. También después de una regulación de la tensión deberían observarse estas reglas.

Un reconocimiento temprano de la enfermedad con vistas a las consecuencias a largo plazo resulta especialmente importante, y a que posteriormente pueden surgir vaso constricciones, infarto de miocardio o apoplejía. Por tanto, debería ser controlada la tensión regularmente.

Remedio natural 1: Almohadilla de ajo de oso

La hipertensión puede producirse también por una hiperfunción de los riñones. Se rellena una funda de almohadilla con ajo de oso seco, de 100 a 300 g, según el tamaño de la parte del cuerpo que hay que tratar, y se duerme toda la noche echado sobre ella. Más eficaz todavía es una almohadilla con ajo de oso fresco, que se aplica profilácticamente sobre los riñones para prevenir alteraciones de tensión.

Remedios caseros para la Hipertensión

Remedio popular 2: Hacer la Dieta de arroz

Una dieta de arroz integral es muy apropiada para regular la tensión. El arroz integral garantiza un aporte completo de todas las sustancias nutritivas importantes en una dieta. Si esta dieta se realiza con arroz descascarillado, se producirán como consecuencia síntomas carenciales.

El arroz integral contiene 9,5 veces más componentes minerales que el arroz descascarillado. Éste no sólo pierde la capa de celulosa exterior, sino también el germen y la piel fina que lo cubre, que son muy valiosos para la alimentación.

El arroz integral puede disminuir la tensión arterial alta, así como aumentar una tensión demasiado baja. Para regular la tensión sin necesidad de ningún otro medio adicional, basta con una dieta de arroz integral, requesón y ensaladas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *