Usos medicinales de la Adormidera, Avena y Azafrán

Propiedades y beneficios de la Adormidera, Avena y Azafrán

Click para ir directamente

Adormidera

Planta herbácea típica de Asia; sus flores son rosadas o violáceas y sus frutos capsulares; de sus granos se extrae el opio. La raíz es giratoria; el tallo puede alcanzar 1,50 m. de altura y abrazadas a él hay una sucesión de hojas hendidas y de color garzo.

Propiedades y beneficios de la Adormidera, Avena y Azafrán

Avena

Diremos ante todo, aunque resulte evidente, que se trata de una planta herbácea, análoga al trigo, con flores colgantes agrupadas en espigas o cariópsides. El cultivo de la avena se pierde en la noche de los tiempos.

Aunque en general se atribuye a los chinos, a los egipcios y a los indios. Los griegos, al parecer, ya la utilizaban para usos medicinales. En Italia, esta gramínea parece haber sido importada por los legionarios de Julio César.

Durante su ocupación de las Galias y de Alemania, los soldados habían observado que aquellos bárbaros empleaban muchísimo la avena, tanto en forma de pan como en forma de sémola.

Tácito, en efecto, confirma la noticia, añadiendo un detalle significativo: entre aquellas poblaciones eran muchos los individuos que morían a una edad muy avanzada. Después de haber gozado de una sólida salud toda su vida.

He aquí la razón: la avena es rica en sales minerales, entre las cuales destacan el hierro, el calcio, el magnesio y una cierta cantidad de fosfatos. Sus propiedades nutritivas y energéticas son, pues, notables.

Propiedades y beneficios de la Adormidera, Avena y Azafrán

Azafrán

Planta herbácea bulbosa, con flores violáceas en forma de embudo, con estigmas de los cuales se extrae la especia densamente perfumada y colorante utilizada en la cocina y, en ocasiones, en la medicina.

Se emplea sobre todo para preparar el láudano (medicamento líquido utilizado como calmante de los dolores intestinales). En la cocina sirve para dar color a ciertos guisos y es un condimento aromático en general.

La escuela de Salerno lo ensalzaba otrora en estos términos: “El azafrán reconforta, al producir alegría, y fortalece los miembros al sanar el hígado”. En aquella época, el azafrán figuraba al lado del costosísimo paradilium de Tarsis y del aceite de almendras.

Formando parte del repertorio de ungüentos de las moradas patricias más en boga. Pero los tiempos han cambiado, y el azafrán ha sido un poco arrumbado en razón de sus propiedades tóxicas.

Atención, pues; dejad a la “balanza sensible” del farmacéutico que fije el peso exacto y la utilización que de él debe hacerse, en el terreno médico, se entiende.

Si te interesa el mundo de las plantas puedes consultar sus beneficios en esta web hierbaspara.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *