Propiedades de la esencia astral de violeta para las personas del signo Sagitario

Los nacidos de este signo son ardientes, ge­nerosos pero también impulsivos; se entusias­man fácilmente y no carecen de valor ni de desprecio por el peligro; el horóscopo les atri­buye también notables cualidades de organiza­ción y un idealismo excesivo, cosa que algunas veces viene a perturbar sus planes. Deben ir con cuidado en caso de viajes. Sufrirán disputas y desilusiones.

La esencia astral de violeta acentúa en las personas nacidas bajo el signo de Sagitario to­das sus características favorables: estimula su individualismo e impulsa su dinamismo.

Los Escorpio son ardientes

Primer período de Sagitario: perfume mágico, el amaranto

Parece que los nativos de esta fase están des­tinados a conseguir el éxito, cualquiera que sea su actividad; esto se debe a su carácter combati­vo, constructivo, metódico y realizador. Con frecuencia se sienten atraídos por el deporte, la mecánica y la medicina.

Se trata de personas de buen natural, generosas y, pese a todo, de un entusiasmo fácil; pero son igualmente suscepti­bles y coléricos cuando se les contraría en sus proyectos. El perfume mágico de amaranto actúa en el sentido de que atenúa el carácter pasional y frena los excesos de entusiasmo: desempeña, en suma, un papel equilibrador.

En el plano físico, actúa como un acumulador de energía, cuya dispersión impide. Para su empleo mágico, transcribimos las palabras de Leo Kaiti: «Las bolsitas perfumadas conservadas entre la ropa interior son un auténtico talismán para la suerte en el juego y en las empresas arriesgadas.

Per­fumándose por la mañana en la frente y sobre todo en las cejas con esta esencia, los nativos del signo podrán sentir iluminaciones e intui­ciones. Si esta aplicación se hace por la noche, antes de acostarse, tendrán durante todo su sueño comunicaciones felices con los espíritus astrales… Esta es una operación mágica que predispone a los nativos de este período a la violencia.»

El amaranto sirve como acumulador de energía

Segundo período de Sagitario: perfume mágico, la freesia

Este período está dominado por una persona­lidad extraña, la de Sagen, espíritu planetario de la luna. ¿Por qué extraño? Porque se trata de un vagabundo, de un misántropo, en cierto modo de un chiflado: le entusiasman las empre­sas gigantescas y se empeña en llevarlas a tér­mino, algunas veces en contra del buen sentido.

Los nativos de este período son generosos, soli­tarios, vagabundos; aman la aventura, los largos viajes y sobre todo embarcarse en empresas que superan sus fuerzas y su inteligencia. Por añadidura, cometen el error de confiar siempre en su buena estrella, aunque sin ser fatalistas.

Cabe preguntarse cuál es aquí el papel del perfume mágico, en este caso de la freesia. La esencia de esta planta tiene un efecto mágico que actúa como un freno sobre la audacia, evita que los proyectos sean descabellados; en suma, restablece las proporciones.

En cuanto a su em­pleo mágico, la aplicación más racional y la más eficaz es la de los saquitos perfumados entre la ropa interior, operación que, a ser posible, debe efectuarse en domingo.

La freesia sirve para que los proyectos no sean descabellados

Tercer período de Sagitario: perfume mágico, el calicanto

Sin nombrarlo, diremos que los nativos de este período están dominados por un espíritu perverso de carácter obstinado, más intratable todavía a causa del rencor, la irascibilidad, la violencia. Para dominar tales tendencias hay que tener una voluntad muy fuerte.

Y esto es lo que proporciona precisamente la esencia de calicanto. Por añadidura, se le atri­buyen efectos curativos contra las enfermeda­des de los huesos y de los nervios, contra la artritis y los reumatismos.

Más aún, este perfu­me, según los especialistas, solicita, en el buen sentido de la palabra, el dinamismo, compren­dido el dinamismo moral. ¿Cómo perfumarse? Consultemos los textos: «En los tobillos, por la mañana.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *