Minerales: Todo lo que no sabías sobre ellos

Minerales: Todo lo que no sabías sobre ellos

Importancia de los Minerales

Los minerales son materia muerta o, quizás mejor dicho, materia aparentemente muerta, puesto que en nuestro metabolismo actúan con extraordinaria viveza. De manera similar a determi­nados virus, hongos o enzimas, existen bajo diversas condicio­nes en la línea difusa entre las sustancias metabólicas vivas y muertas.

Si analizamos nuestro cuerpo desde la punta del pelo hasta las uñas de los pies descubrimos en total 46 minerales, de los cuales según los conocimientos actuales de la ciencia 21 se consideran imprescindibles para el metabolismo.

Los restantes, como por ejemplo plomo, mercurio, cadmio, estaño, boro o wolframio, sirven para un fin desconocido o son sustancias tó­xicas y perjudiciales que absorbemos de nuestro entorno.

minerales2

Donde Conseguir los Minerales

Todos los minerales que necesitamos para vivir los tenemos que tomar con la alimentación, nuestro metabolismo es incapaz de producirlos.

Cabe distinguir entre los minerales que el cuerpo necesita en mayores cantidades y elementos vestigiales, de los que sólo requerimos cantidades diminutas del orden de milésimas o milloné­simas de gramo.

Los siete de los que necesitamos mayor cantidad constituyen en conjunto cerca del cuatro por ciento de nuestro peso corporal. Son: calcio, fósforo, potasio, sodio, magnesio, clo­ro y azufre. Los 39 restantes, los llamados elementos vestigiales, caben todos en una cucharilla.

Diez de ellos hierro, cobre, cinc, yodo, flúor, manganeso, cromo, selenio, cobalto y molibdeno desempeñan funciones esenciales en nuestro organismo. Otros cuatro níquel, silicio, vanadio y arsénico probablemente son también imprescindibles para nuestro metabolismo.

Cada elemento vestigial colabora en determinadas reacciones químicas de nuestro organismo, o sea que tiene ciertas “tareas principales”. Pero estos elementos actúan de manera conjunta asimismo en una gran variedad de combinaciones distintas.

Co­laboran además de infinitas formas con las vitaminas y otros nutrientes, es decir, con los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Participan en la producción y el control de enzimas, glóbulos sanguíneos, anticuerpos, hormonas, neuropéptidos y muchas otras sustancias, así como en el transporte de la sangre y en la formación de las células.

Todos estos minerales los de­bemos tomar a través de las plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *