Hablemos sobre la obesidad infantil y sus causas

La obesidad es un problema de gran prevalencia entre los niños de los países industrializados. Los distintos criterios utilizados para su definición hacen que las estimaciones realizadas en los diferentes estudios varíen ampliamente. Así, por ejemplo, Forbes (1975) señala que aproximadamente el 25 % de los niños estadounidenses tienen sobrepeso, mientras que Knitlle (1972) estima que del 3 al 20 % de la población infantil en general es obesa.

Según Mayer (1965), la obesidad es cada vez más frecuente entre la población infantil y adolescente de Estados Unidos, y señala que en el área de Boston su frecuencia aumentó un 20 % entre 1955 y 1965.

La obesidad entre niños es un grave problema

Más del 80% de los niños obesos mantendrían su sobrepeso

(Abraham y Nordsieck, 1960), y Howard (1975) indicó que 4 de cada 5 niños obesos lo serían en la edad adulta, señalando al mismo tiempo que el 50% de los grandes obesos presentaron obesidad infantil.

Sin embargo, la obesidad en la infancia no se produce solamente en Norteamérica. Según Bachman (1974), en 1973 alrededor del 30 % de los escolares alemanes presentaban obesidad. Wolf (1967) estima que el 10% de los niños ingleses son obesos, mientras que Quaade (1963) encontró que el 16 % de los escolares de Copenhague eran obesos.

En España, Valtueña (1977) hace referencia a una encuesta realizada en 1973 para estimar la frecuencia de la obesidad entre 2.500 escolares de 7 a 14 años; encontró que el 9,6% eran obesos, de los cuales 124 eran niños y 116 niñas. Alonso y col. (1984) ampliaron el número hasta el 27,9 % de los 842 escolares examinados; la prevalencia fue mayor en el grupo de niños de 6 a 11 años (30,3 %) que en el de 13 a 14 años (19,5%).

Por lo que se refiere a la adolescencia, como señalan Pato y Rodríguez (1977), es bien sabido que este período evolutivo se caracteriza por un incremento en la velocidad de desarrollo y un aumento de 15 a 20 centímetros de talla y de 14 a 18 kilos de peso en los chicos, mientras que estas cifras son algo menores para las chicas. Las necesidades de sustancias nutritivas aumentan durante este período evolutivo, pero su abuso sólo puede favorecer el establecimiento de la obesidad.

Heunemann, Hampton, Behnke, Shapiro y Mitchell (1974) hallaron que entre el 8% y 10% de los adolescentes de Berkeley tenían por lo menos un 20 % de sobrepeso, y de 5% a 7% sobrepasaban el 30% ; en otro estudio, Garn y Clark (1976) indicaban que entre un 10 y un 30% de las adolescentes tenían sobrepeso. En cuanto a la mayor prevalencia en uno y otro sexo durante este período evolutivo, no existe acuerdo en los distintos estudios epidemiológicos realizados.

Muchos niños obesos seguirán siéndolo de adultos

Respecto a la obesidad en los adultos

Farguhar (1979) estima que el estadounidense medio adulto pesa de 8 a 12 kilos más a los 50 años de los que pesaba a los 21 años. Por lo general se calcula que, entre los 25 y 40 años, la frecuencia de la obesidad sobrepasa el 40 %. En la Tabla 2 exponemos los datos recogidos por Ley (1980) de las principales investigaciones realizadas en Estados Unidos y en el Reino Unido.

Los distintos criterios utilizados para estimar los porcentajes de sobrepeso hacen que los valores varíen de forma significativa entre los distintos estudios.

Sin embargo, en la Tabla 2 se puede observar claramente cómo las mujeres, a partir de los 50 años, tienen tasas de obesidad mayor que los hombres; según Ley (1980), esto parece ser cierto en los grupos de culturas occidentales, mientras que en grupos orientales (India y Polinesia) las mujeres son más obesas que los hombres en todas las edades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *