El agua como fuente de vida y su consumo correcto

Las virtudes del agua no se encuentran únicamente en fuente de vida la playa o en la bañera. Las dos terceras partes de nuestro cuerpo están formadas por agua en constante renovación, todos sabemos que se muere antes de sed que de hambre, y que se pierde permanentemente a través de la respiración, la sudoración y los órganos excretores.

Un adulto en condiciones normales debería beber un litro o un litro y medio de agua al día, durante o entre las comidas. La necesidad puede aumentar en caso de un trabajo excesivo que provoque una sudoración intensa o en un clima tropical.

El agua como fuente de vida y su consumo correcto

Errores Comunes en la alimentación

Los requerimientos de agua de los niños son superiores a los de los adultos, de hecho, un niño puede morir deshidratado debido a un exceso de calor o una diarrea aguda.

Las deshidrataciones graves deben ser tratadas en un medio hospitalario mientras que las menos severas se tratarán por vía oral a base de soluciones salinas y azucaradas preparadas con agua poco mineralizada.

El consumo correcto de agua

Antes he dicho que se puede beber entre o durante las de empleo comidas.

Contrariamente a las ideas preconcebidas, el agua que se bebe en el transcurso de las comidas aumenta el volumen del bolo intestinal facilitando así el tránsito y la posterior evacuación. Los temperamentos estreñidos serán los primeros beneficiados de esta costumbre.

Además, los jugos digestivos trabajan mejor permitiendo así una mejor asimilación de los alimentos, a condición de que la cantidad de agua ingerida no sea excesiva, en cuyo caso los diluiría exageradamente y produciría el efecto contrario.

El agua como fuente de vida y su consumo correcto

Respuestas a las preguntas de personas con problemas de alimentacion 

Una buena costumbre es beber un vaso de agua al levantarse y antes de acostarse. De la misma manera que en el lactante, el riñón y el mecanismo de la sed no están del todo desarrollados en las personas mayores, el poder de eliminación renal disminuye progresivamente.

Por ello es importante que con los años cuidemos nuestra hidratación a fin de evitar al riñón un trabajo excesivo y exponerlo a cálculos renales o infecciones tales como la cistitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *