Dieta Kühnemann efectiva para la pérdida de peso

Un programa especial de tres semanas para adelgazar es el desarrollado por la doctora Antje Schaeffer-Kiihnemann. Su semana de dieta comienza el viernes, con un día de fruta en el que sólo puede tomarse fruta, salvado, semillas de lino o zumos de fruta.

Quien espera verse aliviado de esta tortura de ayunar con fruta al día siguiente, se ve defraudado pues siguen el sábado y el domingo de ayuno en los que sólo pueden ingerirse 350 calorías en forma de caldo de verduras, cóctel de claras de huevo, infusiones de hierbas y jugo de col fermentada.

Hasta los cuatro días siguientes no se puede vivir con este método. Se permiten entonces entre 1.100 y 1.200 calorías diarias con una combinación racional de los tres nutrientes básicos, los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas.

Con este programa, la doctora Schaeffer-Kühnnemann promete que en esas tres semanas y dependiendo del sobrepeso que se arrastre, se pierden entre cinco y diez kilos. Es también autora de un libro en el que da numerosas recetas referentes a las curas de adelgazamiento.

Dieta Kühnemann efectiva para la pérdida de peso

Cómo actúa la dieta Kühnemann

El aporte energético drásticamente reducido, de sólo 1.000 calorías en tres días, conduce a un aprovechamiento radical de las reservas de glucógeno. Estos depósitos de hidratos de carbono en el tejido muscular y en el hígado contienen un total de 380 g. Puesto que fijan el cuádruple de su peso en agua, en los dos primeros días se produce ya una pérdida de peso de kilo y medio.

Nuestro cuerpo únicamente puede almacenar la mitad de sus necesidades diarias de hidratos de carbono. Como muy tarde el segundo día de la dieta, o sea, el primero de ayuno con el programa Kühnemann, se inicia también la utilización de las propias proteínas corporales.

El metabolismo da la alarma: en la denominada gluconeogénesis, por un procedimiento de urgencia se separan los grupos de nitrógeno de hasta 16 aminoácidos diferentes para que el resto formado ahora por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno pueda transformarse en glucosa.

Ésta es imprescindible para la alimentación del cerebro y de los nervios, así como para los glóbulos rojos. Un adulto de peso normal puede disponer de hasta tres kilos de proteína. Principalmente como producto de la desintegración de sustancia celular. También con esto se pierde peso en la dieta de Kühnemann, sobre todo porque con el proceso se elimina agua.

Por último, se produce la deseada eliminación de los depósitos de grasa, a partir de los llamados adipocitos, las células de tejido graso. Si el consumo energético es superior a las entradas, se liberan también ácidos grasos del tejido adiposo y se utilizan como fuente de energía para que no se produzca una peligrosa degeneración de la proteína corporal.

Componentes

La dieta Kühnemann consta de días de fruta y de ayuno, en los que sólo pueden beberse zumos y jugos de hortalizas, té y agua mineral. Para comer hay, por ejemplo, manzanas, peras, uvas, naranjas, fresas, caldo de verduras, salvado, semillas de lino o clara de huevo.

De lunes a jueves se toman diariamente entre 1.100 y 1.200 calorías. El menú resulta entonces naturalmente más atractivo. Junto a los alimentos ya mencionados. El lunes, el día siguiente al ayuno de la primera semana, hay también higos, galleta de pan, sopa de verduras y zanahorias, en los tres días siguientes comidas calientes auténticas.

Las dos semanas que siguen dejan en la mesa unas raciones algo más abundantes, aunque sigue habiendo los días de fruta u hortalizas crudas y los de ayuno con té, zumos y jugos, agua mineral, clara de huevo y perejil.

Dieta Kühnemann efectiva para la pérdida de peso

¿Qué se puede comer?

Calorías: En los tres primeros días, hasta 350; después, 1.100- 1.200 diarias.
Proporción de nutrientes: 75-80% hidratos de carbono, 10-15% proteínas, 5-10% grasas.

Desayuno:

  • Zumo o jugo de verduras.
  • Café con edulcorante.
  • Pan integral.
  • Mantequilla.
  • Queso.

Comida:

  • Tortilla francesa con champiñones
  • Coliflor gratinada con embutido magro
  • Filete de bacalao con patatas.

Cena:

  • Pan integral con paté de hígado de ternera.
  • Ensalada con huevo y tostada.
  • Pan integral con pechuga de pavo y tomate.

Bebidas:

  • Zumo.
  • Jugo de hortalizas.
  • Agua mineral.
  • Té.
  • Suero de manteca.

Ventajas

La dieta Kühnemann es adecuada para adelgazar con rapidez y como preparación para cambiar los hábitos alimentarios. El aporte de vitaminas y minerales está más o menos garantizado. El elevado contenido de fibra procura una digestión sin problemas.

Desventajas

Puesto que ya desde el primer día se utilizan las proteínas del propio cuerpo para obtener energía, se produce una carencia de este nutriente o -lo que sucede con frecuencia- se empeora un estado carencial ya existente con antelación.

Esto afecta en especial a personas que viven en condiciones de estrés puesto que éste. En cualquiera de sus formas, supone siempre un aumento de las necesidades proteicas.

Muchas personas presentan un sobrepeso condicionado por el estrés, padeciendo una carencia de proteínas a pesar de un aumento del aporte energético.

Con la dieta Kühnemann se suprimen de manera drástica las proteínas durante los tres primeros días, lo que puede conducir a estados de debilidad y trastornos nerviosos.

Estas perturbaciones posiblemente se potencian porque en estos días se consumen las reservas de hidratos de carbono, que son suficientes para medio día, y en esta situación de penuria el organismo recurre a las proteínas como sucedáneo. Los días de fruta y de ayuno resultan, por consiguiente, difíciles de pasar física y psíquicamente.

Es necesario tener cierta disciplina para pasar todo el día con infusiones, caldo de verduras, galleta de pan y semillas de lino. Puesto que la limitación a fruta, jugos de hortalizas y ensaladas requiere una cierta variación de estos alimentos. La compra resulta algo complicada. A consecuencia del trastorno en el metabolismo de las grasa puede producirse mal aliento.

Dieta Kühnemann efectiva para la pérdida de peso

Intolerancias/riesgos

En la dieta Kühnemann se desplaza el equilibrio natural del metabolismo. Primero se degradan los aminoácidos, cargando los riñones con productos de desecho nitrogenados. Si no se les puede irrigar lo suficiente, existe el riesgo de un aumento de la concentración de urea en sangre; con ello aumenta el peligro de gota.

En la degradación del tejido adiposo se forma además un mayor número de cuerpos cetónicos, que aunque inhiben el apetito son una carga adicional para los riñones.

Dado que un excesivo sobrepeso suele depender a menudo de una hipertensión y no pocas veces de un trastorno funcional de los riñones, las personas con esta predisposición deberían consultar al médico antes de iniciar la dieta Kühnemann.

Lo mismo rige para las personas que se encuentran sometidas a un gran estrés y que por lo tanto tienen unas necesidades de proteínas extremadamente altas. La dieta Kühnemann recomienda una proporción elevada de fibra, con una alimentación rica en fruta y verduras. Con ello aumenta el volumen del bolo alimenticio, ya que la fibra absorbe agua y jugos digestivos.

Recomienda además sustancias absorbentes tales como el salvado o el agaragar (una especie de gelatina japonesa que se obtiene a partir de un alga roja) Con lo que la masa de las heces se vuelve más pesada. El intestino grueso sufre de este modo una carga y un ensanchamiento mayores y, además. En las personas con debilidad del tejido conjuntivo se produce un descenso del intestino, o del vientre.

Resumen de la dieta Kühnemann

La dieta Kühnemann es apropiada para personas sanas que no se encuentren en edad activa y especialmente que no estén sometidas a estrés.

Tiene varias incomodidades y en general no es una dieta apropiada para la vida cotidiana. Además está vetada para las personas con determinadas predisposiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *