Beneficios de la Centinodia y Centinodia Bistorta

Beneficios de la Centinodia y Centinodia Bistorta

Usos medicinales de la Centinodia

Planta herbácea de hojas pequeñas y con flores minúsculas, llamada también “rompepiedras”. Es una de las pocas plantas que no temen a la sequía; podemos verla a lo largo de los caminos, en los huertos y en los prados.

Contiene sílice y ranino. En medicina se utiliza como astringente, en forma de infusión. Dioscórea y Teofrasto ya la empleaban para cortar las hemorragias y las diarreas.

Los ocultistas la llaman también planta del Sol. En este terreno, “a centinodia es particularmente activa y está especialmente recomendada en las relaciones amorosas, las cuales beneficia, puesto que mantiene un enlace astral constante entre las personas a las que debe unir”.

Es muy común y vive sobre todo en los terrenos secos o arenosos, tanto en el mar como en la montaña; es una planta anual, de fino tallo. Se aconseja recolectarla a finales de octubre, período en el cual contiene más silicio.

La centinodia, en efecto, está recomendada contra las diarreas —como ya hemos dicho—, pero también para combatir la disentería, la enteritis, las enterocolitis, la epistaxis y la hemoptisis.

Beneficios de la Centinodia y Centinodia Bistorta

 

 

Conoce a la Centinodia Bistorta

Hija legítima de las poligonáceas, la centinodia bistorta cubre en verano con un magnífico manto rosado las praderas de las montañas silíceas y los valles. Esta delicada planta posee un tallo simple, con escasas hojas y que exhibe en su cima una espiga densa de minúsculas flores de color rosa.

La flor así compuesta contiene 8 estambres salientes y 3 estilos. El fruto es de color marrón y tiene forma triangular. Su grueso rizoma justifica el nombre de “bistorta”, que significa “dos veces envuelto”.

A este respecto, Favarger escribe: “Su nombre es sin duda pintoresco, pero revela una vez más cierta ausencia de imagen poética. ¿Por qué dar a esta bonita planta un nombre que evoca la torsión de un rizoma que no se ve? Esto sólo se sabe en el laboratorio…”

La centinodia bistorta se planta en otoño, en un terreno húmedo y profundo, con simientes o utilizando trozos de rizoma que, al poco tiempo, echan tallos, hojas y flores. Las hojas tiernas de la planta, si se comen cocidas, son refrescantes y diuréticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *