Tratamientos para Disolver Adiposidades Rebeldes

Existen tratamientos corporales y quirúrgicos que pueden resultar de gran ayuda en el tratamiento de las adiposidades rebeldes, sobre todo cuando no se han conseguido resultados definitivos con una alimentación equilibrada y con la práctica de actividad física. No reemplazan a la dieta ni a los ejercicios, pero constituyen un buen complemento o una solución en casos verdaderamente difíciles, siempre que se haya consultado previamente con el médico o dietista.

Tratamientos para Disolver Adiposidades Rebeldes

Tratamientos Efectivos para  las Adiposidades

  • Inyecciones de enzimas liporreductoras: Consiste en inyectar, con agujas de muy pequeño calibre, una sustancia reductora de las grasas en la superficie a tratar. El procedimiento, que dura unos tres meses, no tiene contraindicaciones y presenta la ventaja de que se aplica por zonas.
  • Vendas con gel: Por medio de un pincel especial se distribuye, sobre la zona elegida, un gel que produce un frio inferior a 20 °C y se venda con gasas, que se retiran al cabo de 30 minutos. El frio favorece la reducción de adiposidades y de los edemas producidos por retención de líquidos.
  • Baños de parafina: Se utiliza una solución que contiene parafma liquida a una temperatura de 35 °C. Cuando la temperatura baja un poco y la parafina comienza a endurecerse, se produce una tracción que remueve el tejido graso.
  • Microliposuccion: Consiste en la extracción de tejido adiposo con una aguja de pequeño grosor. Es una técnica indolora que no deja hematomas ni otros rastros desagradables.

mesoterapa

  • Masaje electrónico: Consiste en la aplicación de descargas eléctricas de baja frecuencia, totalmente indoloras, que destruyen las células adiposas. Es necesario un tratamiento mínimo de dos aplicaciones semanales durante tres meses.
  • Termogénesis: Se trata de un “modelado” corporal clínico a través de la fusión de las grasas. Esta reducción se logra a través de inyecciones que incorporan sustancias liporreductoras y elementos de alto valor biológico.
  • Electroforesis y mesoterapia: Consiste en la combinación del masaje electrónico ya descrito y la mesoterapia: aplicación, por medio de una pistola indolora, de sustancias activadoras de la circulación, del proceso de combustión de las grasas y de la regeneración. La electroforesis completa el tratamiento porque, con la acción de la corriente alterna, favorece la penetración de las sustancias inyectadas por mesoterapia.

 

cirugia

Cirugía Estética, una opción más

En ocasiones, como complemento a la dieta y a los tratamientos localizados, se recomienda una operación de cirugía estética, que suele practicarse sobre dos zonas:

Nalgas: El estiramiento mejora la piel y la grasa, pero no puede cambiar su estructura muscular. Por tanto, quienes más se benefician de esta intervención son las personas con los glúteos caídos. La operación, con anestesia general, requiere unas dos horas y media y una recuperación postoperatoria de dos semanas. La incisión para extraer la grasa se realiza en el pliegue inferior, por lo que las cicatrices no se ven.

Abdomen: Esta intervención está indicada para las personas con un abdomen muy flácido tras un acusado descenso de peso. El estiramiento abdominal estrecha y repara los músculos que han perdido su buen tono. La operación, con anestesia general, requiere unas dos horas, y el postoperatorio es de dos semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *