Técnicas de cocina que reducen las grasas

Numerosas personas que han decidido dar un giro a su vida y vigilar su ingestión de grasas se encuentran horneando y asando a la parrilla todos los alimentos. Aunque constituyen excelentes métodos de preparar los alimentos. Existen otras técnicas que permiten elaborar platos de carne, pescado, volatería y verduras con una mínima cantidad de grasas y un máximo sabor.

Técnicas de cocina que reducen las grasas

Utilizar papel de aluminio

Si la carne, el pollo o el pescado se hornean dentro de papel de aluminio, se favorece la cocción de estos alimentos en su propio jugo. Es una manera muy recomendable de preservar su gusto natural y de conservar tiernos los alimentos sin la participación de productos grasos.

Para añadir más sabor, encima de los alimentos se pueden colocar vegetales o aderezos, o bien echar un poco de líquido, como vino o caldo.

Soasar la carne

Constituye una forma lenta de cocción, especialmente recomendable para las partes más duras de la carne. Progresivamente, la carne se vuelve más tierna y se hace en su propio jugo. Estos jugos pueden recogerse y reducir el líquido para obtener una salsa muy gustosa.

Técnicas de cocina que reducen las grasas

Asar a la parrilla

Para que la carne no sea tan seca, pulverice un poco de aerosol de cocina antiadherente sobre un lado de la carne, y ase este lado primero.

Luego dé la vuelta a la carne, pulverice el otro lado y deje que acabe de asarse. Procure no pinchar la carne mientras se está asando. Ya que se perderían los jugos y se volvería demasiado seca. Por tanto, emplee mejor una espátula en lugar de un tenedor.

Técnicas de cocina que reducen las grasas

Cocinar con wok

Cocinar con wok constituye una excelente manera de preparar mezclas de vegetales y carne, pollo o tofu, conservando el máximo valor nutricional de los alimentos.

Se puede cocinar con poca grasa, añadiendo un par de cucharadas de aceite vegetal, o bien utilizando aerosol de cocina antiadherente. A fuego medio, cuando ya esté caliente, añada la carne y saltéela continuamente.

Si ve la cazuela con muy poco líquido, cúbrala durante unos segundos para que el líquido que  de la carne humedezca el wok. Luego añada los vegetales, primero los que requieren más tiempo de cocción y dos minutos más tarde, los de cocción rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *