¿Quién está gordo?, comparativas practicas

¿Quién está gordo? Los no fumadores y los ex fumadores, entre otros. Los segundos porque aumentan un promedio de tres kilos de golpe cuando dejan de fumar, y los primeros porque no se ven afectados por los más que dudosos beneficios de la falta de gusto y de olfato que se asocian a los fumadores empedernidos.

¿Quién está gordo?

¿Quién está gordo? ¿Bebedores o fumadores?

Ambos grupos pueden, en cambio, alegrarse del hecho de que el alto grado en el consumo de tabaco es equivalente a llevar más de cincuenta kilogramos de exceso en el cuerpo, a efectos del impacto que ambos conceptos, el exceso de tabaco y el exceso de peso, tienen en la salud humana.

Los bebedores habituales, incluso aquellos que se clasifican a sí mismos como bebedores moderados o “sociales”, son propensos también a la obesidad.

Los cálculos del doctor Gastineau indican que el consumo diario de dos tragos largos antes de la cena y otro antes de acostarse representan un aumento de cuatrocientas calorías en la dieta, casi una quinta parte de las necesidades calóricas de un individuo normal.

Como también apuntó Gastineau, el alcohol tiende a ser catogénico cuando se consume en cantidades suficientes y en ausencia de hidratos de carbono, lo cual explica el éxito de la denominada “dieta del bebedor”.

¿Quién está gordo? Los negros son más delgados que los blancos, lo que debe relacionarse menos con la dieta de ambos grupos que con los orígenes nilóticos de la mayoría de negros americanos, cuestión que no se suele reconocer.

Los europeos del Este son más gordos que los occidentales, y entre ellos los rusos y eslavos son los que encabezan el primer grupo, y los ingleses e irlandeses los que muestran signos raciales de mayor delgadez.

De todos los pueblos del mundo, los de ascendencia mongólica son los menos gordos. También son los que muestran diferencias fisiológicas menores entre varones y mujeres, pues ambos sexos han desarrollado extremidades cortas, cajas torácicas anchas y constituciones físicas adaptadas al frío desde tiempos paleolíticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *