Saltar al contenido

Grasas animales y vegetales

Las grasas animales y vegetales representan aproximadamente el cincuenta por ciento de las calor√≠as de la dieta habitual en un norteamericano medio; la mayor parte del cincuenta por ciento restantes proviene del az√ļcar refinado.

Grasas animales y vegetales

Las grasas animales y vegetales suponen el 50% de nuestra dieta

Durante 1977, el consumo medio de carne en los Estados Unidos alcanzó los setenta kilogramos por persona, lo que representa el máximo de todos los tiempos.

Al mismo tiempo, el consumo per cápita de granos y vegetales bajó a sesenta y cinco kilogramos anuales, menos de la mitad de lo que consumieron los norteamericanos en 1909, fecha en que el Departamento de Agricultura empezó a recoger estadísticas de los hábitos alimentarios del país.

Además, la mayor parte de esos sesenta y cinco kilos estaba compuesta de granos refinados, desprovistos de su cáscara, y es en ésta donde se halla nuestra base alimenticia. Los granos no poseen valor nutritivo real, pero son en cambio totalmente necesarios para una dieta equilibrada.

Su ausencia cada vez mayor en nuestras mesas se relaciona directamente con el aumento de numerosas enfermedades digestivas, entre las que se cuentan ante todo los c√°nceres de colon y de recto.

Adem√°s, los estadounidenses consumen un promedio de unos cincuenta y siete kilos de az√ļcar al a√Īo, de los cuales cinco son en forma de almid√≥n de ma√≠z y la mayor parte del resto en forma de az√ļcar refinado.

En cualquiera de ambas formas se trata de un producto que sólo contiene calorías desprovistas de todo valor nutritivo.

El incesante aumento en el consumo de az√ļcares refinados representa tal amenaza para la salud de la naci√≥n norteamericana que un renombrado experto en nutrici√≥n ha llegado a declarar ante un selecto comit√© senatorial que ‚Äúsi la industria de la alimentaci√≥n presentara ahora el az√ļcar refinado como un nuevo aditivo para alimentos, y no se estuviera utilizando ya, como sucede, tengo la total seguridad que ser√≠a rechazado como un peligro para la salud‚ÄĚ.