Saltar al contenido

Fraudes diet茅ticos : primeros productos milagro

Pocos fraudes diet茅ticos han alcanzado nunca la sutileza 鈥攐 m谩s bien la simple audacia y cinismo鈥 lograda por John Andreadis con el p煤blico norteamericano en la d茅cada de 1950, y en consecuencia pocos han llegado a conseguir el mismo grado de 茅xito. Andreadis, o John Andr茅, como se hac铆a llamar, no invent贸 ning煤n tipo de dieta, como tampoco Henry Ford invent贸 el autom贸vil.

Como 茅ste, se limit贸 simplemente a convertir la idea de otra persona en un gran negocio. La carrera de Andr茅 como empresario l铆der de la industria del adelgazamiento alcanz贸 su apogeo 鈥攐 su nadir, depende de c贸mo se considere鈥 a finales de los a帽os cincuenta, en la Costa Este americana. En realidad, el asunto hab铆a comenzado una d茅cada antes en la Costa Oeste.

Fraudes diet茅ticos

Fraudes diet茅ticos y t茅cnicas de mercado

En 1948, Andr茅 se dedicaba a la venta de un producto denominado 芦Crema de belleza Hollywood禄, al que acompa帽aba con circulares en las que se afirmaba que tal producto permit铆a eliminar hasta siete kilos en treinta d铆as. La Oficina de Correos mostr贸 su desacuerdo y consigui贸 una orden de fraude que termin贸 con la posibilidad de seguir vendiendo por correo la crema.

Esta orden no prohib铆a la venta directa y al por menor del producto, ni tampoco imped铆a al emprendedor griego cambiar su presentaci贸n y llevarlo de nuevo a Correos con la afirmaci贸n de que s贸lo conten铆a vaselina, aceite de gaulteria y agua, un compuesto que sin duda hac铆a m谩s fina la piel pero que carec铆a de cualquier otro valor.

Asimismo, sigui贸 vendiendo el producto en otros estados y bajo otro nombre. La naturaleza exacta del compuesto fue variando de tiempo en tiempo, y la sutileza y sofisticaci贸n del sistema de ventas de Andr茅 fue creciendo, pero el m茅todo b谩sico de los fraudes diet茅ticos permanecieron inalterados.

Con la excepci贸n del 芦Man-Tan禄, un tinte de la piel que lanz贸 al mercado con asombroso 茅xito a fines de la d茅cada de 1950 y que le lleg贸 a proporcionar ventas por valor de veinte millones de d贸lares en seis meses, anunci谩ndolo como 芦bronceador sin sol禄, Andr茅 se dedic贸 especialmente a promocionar unos complementos diet茅ticos (l茅ase fraudes diet茅ticos) que combinaban una mezcla de ingredientes esencialmente inertes con unas campa帽as publicitarias realmente extravagantes.

Entre ellos se contaba un preparado vitam铆nico denominado Propex, supresor del apetito y de dudosa eficacia a no ser que se acompa帽ara de una dieta 芦recomendada禄 de 1.000 calor铆as diarias.