Relación entre los Problemas Psicológicos y Obesidad

Obesidad y compensación: A veces, el individuo come para consolarse. Según Freud, sería como una regresión al estado oral. La boca es, debido a la alimentación, la primera zona erógena; pues en ella se resume toda actividad y todo placer.

En el adulto, una frustración o una emoción pueden provocar la necesidad de volver a satisfacciones orales, sería como un deseo infantil de volver al pecho o al biberón.

Esta oralidad puede verse favorecida por errores de educación, que consisten en interpretar todas las señales del niño (llanto, agitación, etc.) como una necesidad de comer que debe satisfacerse, aunque podrían ser manifestaciones de una necesidad de calor, de estar seco, de miedo, etc.

Estos errores, esas tensiones, son el resultado de la actuación de una madre demasiado indiferente, o demasiado atenta, e incluso hiperprotectora, y de un padre ausente física o moralmente.

Si el sujeto ha sufrido alguna emoción demasiado fuerte durante el período oral, puede producirse una fijación en este estado; se dirá entonces que posee un carácter oral.

Relación entre los Problemas Psicológicos y Obesidad

Click para ir directamente

Valoraciones Psíquicas

En la valoración psíquica del paciente adulto hemos de analizar el grado de satisfacción, frustración, ocupación, ocio, relaciones afectivas, ambiente familiar, etc. El análisis psicoafectivo del comportamiento alimentario en los adultos está determinado por dos patrones básicos del comportamiento:

  1. Ansiolíticos. Suelen ser individuos que «comen poco» sentados a la mesa, pero continuamente están “picando”, porque así calman el desasosiego, compensan el aburrimiento y es una defensa contra el sentimiento. Son personas que “a falta de rodearse de amor, se rodean de grasa”.
  1. Autolíticos. Es típico del comportamiento de los bulímicos (comen desmesuradamente) con perturbación importante del equilibrio psíquico. Son individuos a quienes la ingestión exagerada de alimentos les crea un sentimiento de culpabilidad que, en algunos casos, les lleva a la provocación del vómito.

De todo esto se desprende que algunos obesos sometidos a tratamiento deberían contar con el apoyo de un psicoterapeuta (médico psiquiatra, psicólogo).

hipnisis

La Psicoterapia.

La psicoterapia puede definirse como el tratamiento de la mente, o mejor de la psique, por medios psicológicos; suele extenderse como un proceso mediante el cual se ayuda a un paciente a comprender y solucionar sus problemas a través del diálogo que al respecto mantiene con un médico o un psicólogo.

Una de las técnicas psicoterapéuticas con mayor eficacia y operatividad en la intervención psicológica sobre el obeso es la hipnosis, que se describe, por lo general, como un estado de consciencia alterado, similar en muchos aspectos al sonambulismo.

Los sonámbulos se encuentran en una situación intermedia entre el sueño y la vigilia, conscientes de lo que les rodea, pero deben tener algún control inconsciente, ya que evitan obstáculos y con frecuencia realizan algunas tareas como si estuvieran en completa posesión de sus facultades.

mdental

La hipnosis difiere del sonambulismo, principalmente; en que es inducida por un hipnotizador y en que el control pasa en gran medida a éste. Es como si el sujeto hipnotizado cediese la responsabilidad de sus actos; y en alguna medida de sus pensamientos, al hipnotizador, quien utiliza este poder con fines terapéuticos.

Con la hipnosis podemos vencer: el sentimiento de inferioridad ante la evidencia de que se está corporalmente deformado; y situaciones de ansiedad, depresión, estrés (el individuo suple la ansiedad comiendo).

También son importantes los estímulos subliminales, aquéllos que recibe el sujeto sin darse cuenta; y tienen un efecto en la conducta. Son de gran utilidad en bulimias y anorexias. Se pueden proyectar imágenes donde aparecen cajas de bombones y subliminalmente asociada la idea de elefante; lo que suele dar un buen resultado en individuos glotones por el dulce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *