Reducción Gástrica, una Forma de Adelgazar

El objetivo de esta operación de estómago es conseguir que su peso vuelva a ser normal, saludable, y que esto se consiga de una manera segura. Los nutrientes se absorben con normalidad. La operación es completamente reversible.

Con esta intervención se reducen los niveles de ghrelin en su sangre y se reducen el apetito y la necesidad de azúcar automáticamente. No se extraen órganos ni partes de los mismos. El sistema digestivo sigue funcionando con normalidad, por lo tanto, la segunda parte de su estómago también.

Se absorben todos los nutrientes y las medicinas, en el caso de que estas últimas se utilicen. Su defecación seguirá siendo normal.

  • “Siempre es la voluntad del apetito alcahueta.” Lope de Vega.
  • “La buena voluntad suple a la facultad.” G. Meurier.
  • “Que es la más alta victoria vencer la propia pasión.” Ruiz de Alarcón.

Reducción Gástrica, una Forma de Adelgazar

Proceso de la Reducción Gástrica

  1. Duración de veinte días la primera vez que se hace. Si más adelante se detecta que las cantidades necesarias para saciarse van siendo mayores, basta con una semana.
  1. No tomar ninguna bebida gaseosa.
  1. No comer pan ni féculas.
  1. Comer muy poca grasa (a ser posible ninguna), ni animal ni vegetal.
  1. Beber muchos vasos de agua fría, tanto antes como después de comer y entre comidas. Totalizar unos 2/3 litros diarios. Cada vez que sienta hambre entre comidas beba agua fría lentamente.
  1. Todo lo que coma debe ser en forma de puré. Esta regla es fundamental para procurar que las paredes del estómago realicen el mínimo trabajo posible.
  1. Hacer cinco comidas pequeñas, en vez de las tres o cuatro grandes habituales.
  1. Los purés nunca deben estar calientes; sólo tibios, pero antes de tomarlos deberá beber un vaso de agua fría y después del puré más agua.
  1. Es conveniente que al menos dos de estas comidas de puré sean sustituidas por zumo frío de naranja, o leche o yogur, siempre fríos.
  1. Tan sólo al acostarse está permitida una infusión caliente de poleo, tila o manzanilla.
  1. La actividad puede ser la habitual, pero si se trata de una persona que viaja mucho o de vida social muy intensa, deberá aprovechar algún período de vacaciones para efectuar el proceso de reducción gástrica, fundamentalmente por los purés; aunque tampoco es un problema insalvable, todo es proponérselo.

comparacion

Referencias populares que hay que evitar

Matar el gusanillo: tomarse una copa de aguardiente, orujo o cualquier otra bebida alcohólica, para armar el estómago, es decir, para entonarlo. Quizás esto se base en la aseveración de Pasteur, quien en la Academia de Medicina de París, aproximadamente en 1880, dijo que “el hombre en ayunas es un animal venenoso”.

Según Pasteur, en la saliva de los hombres en ayunas existe un parásito mortal, pero que desaparece cuando se ingiere cualquier alimento. El escritor francés Carlos Rozán se pregunta si se tratará de la tenía, a la que damos el nombre popular de solitaria.

Esto corresponde a creencias sin fundamento científico alguno, aunque es verdad que al levantarnos podemos notar una cierta angustia gástrica. Lógicamente, le recomiendo que en ningún caso mate su gusanillo personal con orujo, sobre todo si está reeducando su estómago.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *