La fitoterapia, Una forma de Tratar la Obesidad

La fitoterapia, Una forma de Tratar la Obesidad

Conoce la fitoterapia y los elementos que la integran

La fitoterapia, en forma de cápsulas de polvo micronizado, se utiliza con gran éxito en el tratamiento de la obesidad; entre los productos que las integran destacan los siguientes:

  1. El glucomanano

    Que es una sustancia natural extraída de la raíz de la planta Amorphophallus konjac. Su elevado contenido en fibras y su gran viscosidad le confieren un alto poder saciante, lo que hace que actúe reduciendo la sensación hipotalámica del hambre. Además, tiene la capacidad de impedir la asimilación de grasas y azúcares en la sangre, provocando con ello una regulación en los niveles de colesterol y triglicéridos.

  1. El Fucus vesiculosus

    Es un alga marina que por su alto contenido en yodo orgánico se convierte en un activador de la lipolisis. Pero también, gracias a la propiedad de su mucílago, que se hincha en el estómago, produce una sensación de saciedad; sirve, por tanto, de “corta hambre” natural.

  1. La Spirulina

    Que contiene un aminoácido (fenilalanina). Parece que este aminoácido actuaría sobre el centro del apetito, regulándolo; es rico en yodo, por lo que estimularía ciertas glándulas endocrinas. La Centella asiática, la Pilosella, el Taraxacum, la Fumaria y tantas otras son de gran utilidad.

 fito1

Homeopatía y las formas de la Obesidad

La homeopatía contempla diferentes formas de obesidad y personalidades entre los obesos, personalidades que vienen definidas por lo que llamamos en homeopatía la tipología, que es el resultado de la huella que da el ser humano al conjunto de características personales. Toda criatura humana presenta un tipo natural y un tipo social.

La sociedad hace al individuo por la educación; sin embargo, detrás de la persona hay que distinguir la personalidad. Tras la aparente persona (máscara) forjada por las formas sociales, nos encontramos con el verdadero sujeto, que no se puede esconder si conocemos la significación exacta de la tipología.

fito2

La constitución de un ser humano es lo que tiene de constante desde el nacimiento, la “estática“, y está determinada por factores genéticos, la raza y la herencia. El temperamento, al contrario de la constitución, es “dinámico“, es el comportamiento de la persona durante alguna parte de su vida, dependiendo del medio ambiente físico y psíquico a la vez.

El temperamento se relaciona con la herencia y la  constitución, así como por el medio. Durante la vida, la constitución no cambia, mientras que pueden aparecer varios temperamentos en las diferentes edades. Constituciones y temperamentos se expresan por la morfología y por todo el comportamiento funcional o físico, por una parte glandular, neurosimpático, humoral, y por otra, mental y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *