Diferencia entre Alimentos y Comestibles

La nueva dietética, desarrollada por el profesor Kollath; ha creado también su propia escala para conocer el valor biológico de un alimento. Según el profesor Kollath hay que distinguir entre: alimentos y comestibles. Diferencias se marcan a continuación:

Diferencias entre Alimentos y Comestibles

Los Alimentos

Son sustancias vivas que se encuentran en estado natural, o que sólo han sufrido una serie de transformaciones mecánicas o fermentativas. Todavía contienen la cantidad equilibrada de sustancias vitales que llevaban en estado no adulterado. Son imprescindibles para la conservación de la salud.

pasta

Los Comestibles

Son sustancias que no bastan para conservar la salud, ya que los procesos caloríficos, la conservación y la preparación han hecho que hayan quedado más o menos desnaturalizados. Como sustancias muertas que son, sólo llevan nutrientes, por lo que sus efectos son muy reducidos.

Ya no contienen fermentos propios y tampoco se aprecia en ellos proceso metabólico alguno. Una degradación mayor afecta a las conservas. Al hablar de conservas, uno suele pensar enseguida en alimentos enlatados. Sin embargo, también se pueden considerar de este grupo las pastas, tartas, pasteles y galletas.

La conservación se realiza mediante calentamiento, secado y diversos procedimientos químicos; en el caso de la química, las sustancias conservantes constituyen un factor de riesgo adicional para la salud. Gran parte de las sustancias nocivas (como el ácido benzoico, el bórico y los aditivos de la serie E) tampoco deberían ingerirse, pues conllevan ciertos riesgos para la salud si se consumen durante mucho tiempo.

harina

Los Preparados

Son las sustancias de menor valor biológico y que se han obtenido mediante una serie de procesos industriales en los que las sustancias nutritivas así obtenidas tienen efectos muy diferentes de las sustancias origina.

La flor de harina (harina refinada) pertenece al grupo de los preparados, por lo que el pan hecho con harina refinada de trigo (pan blanco) o de centeno (pan moreno o integral), y las pastas, se cuentan entre los comestibles de menor valor biológico. Lo mismo se puede decir de las grasas artificiales (margarina y los aceites obtenidos por procesos químicos), los preparados de almidón y el azúcar industrial.

Ciertamente contienen una considerable concentración de sustancias nutritivas básicas (grasas e hidratos de carbono), por lo que se adaptan a los requisitos de la antigua dietética pero, sin embargo, apenas contienen vitaminas, oligoelementos, fermentos, fibras, etc.

A los preparados lácteos que habitualmente se les da a los bebés hay que sumar los que tienen flor de harina (harina refinada) y azúcar industrial. Por ello, puede sorprendernos que muchas enfermedades comienzan en la más tierna infancia.

cereal

Sustancias Vitales

Para llegar a estas conclusiones, el profesor Kollath estudió este tema durante mucho tiempo. Consiguió crear una alimentación sintética que mantuvo a las ratas de laboratorio con vida; al mismo tiempo que les provocaba enfermedades muy parecidas a las del hombre moderno y civilizado. Esta alimentación artificial se caracteriza por la falta absoluta de un grupo de sustancias activas, denominadas por el profesor Kollath auxonas.

Con este nombre definió a un grupo de sustancias vitales que se encuentran en la fruta fresca, la leche entera, los frutos oleaginosos, los cereales, las patatas, la remolacha azucarera y los huevos; pero no en los productos elaborados con estos mismos ingredientes, pues quedan en los residuos.

Así, la flor de harina (harina blanca refinada), el almidón de la patata, el azúcar industrial, los zumos, la mantequilla y la clara de huevo no contienen auxonas. Kollath demostró que las vitaminas A, C, D y E sólo actúan plenamente cuando existe también este grupo de sustancias activas (auxonas).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *