Alimentos que no Debes Combinar en la Dieta

Ácido-Almidón: Debemos tomarlos en comidas separadas, ya que un ácido destruye (total o parcialmente) la secreción de la ptialina salivar, tan necesaria en la predigestión de los almidones.

Por ejemplo, los tomates muy ácidos con patatas, arroz o pan. Como regla general, se recomienda tomar los ácidos solos, lejos de cualquier otra ingesta.

Proteína-Almidón: La proteína se asimila en un medio digestivo ácido y el almidón en un medio alcalino; por tanto, si se asocian ambos se puede provocar trastornos digestivos muy evidentes (acidez, flatulencia, malas digestiones…). La mejor forma de ingerir esta asociación es acompañada de ensaladas.

Alimentos que no Debes Combinar en la Dieta

Otras malas Combinaciones

Azúcar-Almidón: Los azúcares, tanto los naturales de las frutas y, aún más, los de origen industrial (mermeladas, siropes, azúcar blanco) fermentan en el estómago cuando se halla presente en almidón debido a sus diferentes tiempos de digestión.

Cuando ingerimos azúcar, la boca se llena de saliva, pero exenta de ptialina, razón por la cual la digestión del almidón no puede iniciarse de forma conveniente en la boca, fermentando en su posterior tránsito al estómago. Incompatibles son, pues, los pastelitos de fruta (sobre todo los confeccionados con las más ácidas, fresa, naranja, kiwi).

Tampoco recomendamos las mieles y mermeladas sobre el pan, por poseer tiempos de digestión diferentes. El único truco que aminora esta incompatibilidad es la presencia de algún cuerpo graso (mantequilla, nata, etc.) que, al retardar el proceso digestivo, permite una cierta, aunque imperfecta, adaptación enzimática.

arros

Alimentos de Combinación Neutras

Proteínas grasa-almidón: Son combinaciones medianamente compatibles:

  • Cereales + leguminosas; arroz + sopa; judías + pan, etc.

  • Cereales + huevo o queso graso: pan integral + queso graso; pan 4- mayonesa, etc.

  • Féculas + huevo o también leguminosas; patatas + ajo y aceite; zanahoria 4- queso rallado; patatas 4- ju días verdes…

Grasa-proteína: Aconsejamos tomar esta combinación en pequeñas cantidades y, siempre que sea posible, combinada con hortalizas. Ejemplo: ensalada con queso en trocitos, ensalada con huevo duro troceado…

Azúcar-proteína: Los azúcares apenas sufren modificaciones ni en la boca ni en el estómago (por ejemplo, la fruta), sino que su digestión se efectúa en el intestino.

Almidón-almidón: No son incompatibles en principio, aunque supone una sobrealimentación.

Proteína-proteína: La digestión de dos proteínas distintas hace que el proceso digestivo se modifique para atender a los requerimientos de cada alimento proteico. Por tanto, debemos tomar un solo alimento que contenga proteínas en la misma comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *