Remedios Caseros para las Varices

Remedios Caseros para las Varices

Varices, causa y complicaciones

Las varices son las venas dilatadas que se ven claramente por debajo de la piel, están generalmente azuladas y tienen a menudo el grosor de un dedo. Se dan sobre todo en las piernas, pero los escozores y dolores se extienden hasta los pies.

La causa de las varices es una obstrucción de la sangre en las venas superficiales. Los coágulos de sangre hacen que las paredes de las venas se dilaten.

Los trastornos metabólicos, estar mucho tiempo de pie, la ropa ceñida y el exceso de peso favorecen la aparición de varices; generalmente, en el origen se encuentra una debilidad hereditaria del tejido conjuntiva. Como complicaciones añadidas se pueden dar casos de flebitis, trombosis y úlcera varicosa.

Cuando se tienen varices se han de poner los pies en alto siempre que sea posible. También es aconsejable usar medias especiales o vendas elásticas. Son de gran ayuda los masajes, los lavados del abdomen, la gimnasia y los paseos. Conviene procurar hacer bien la digestión y comer alimentos crudos. Los extractos de castañas de Indias son muy eficaces.

Remedios Caseros para las Varices

Remedios para aliviar las varices

 

Remedio Casero 1: Apósito de ortiga muerta

Los apósitos en la pantorrilla de extracto de ortiga muerta blanca o amarilla son una buena ayuda contra las varices dolorosas.

Se escaldan tres cucharaditas de ortiga muerta en medio litro de agua y se deja reposar medio minuto. A continuación se humedecen unos paños con el extracto y se colocan en forma de apósitos calientes en las pantorrillas.

Remedios Naturales 2: Baño de asiento de consuelda

En primer lugar se ponen en remojo 200 g de hojas de consuelda frescas o secas en u n cubo con cinco litros de agua fría durante doce horas. A continuación se calienta la mezcla, se cuela y se añade al agua del baño.

El agua de la bañera debe cubrir los riñones del paciente. La duración del baño es de 2 0 minutos. Finalmente, sin secarse, hay que envolverse en un albornoz y sudar durante una hora echado en la cama.

Remedios Caseros para las Varices

Remedio Popular 3: Ungüento de caléndula

El ungüento de caléndula, al igual que el ungüento de agrimonia, es un remedio rápido contra las varices.

Remedios Caseros 4: Ungüento de agrimonia

El ungüento de agrimonia se aplica diariamente sobre las pantorrillas marcadas por las varices. En una sartén se calientan 250 g de manteca de cerdo pura; después se agregan dos puñados colmados de hojas, flores y tallos de agrimonia.

Se deja espumar todo una vez, se remueve bien y se retira del fuego. Se tapa y se deja enfriar durante la noche. Al día siguiente se vuelve a calentar todo ligeramente.

Por último se pasa su contenido por un paño limpio, se exprimen los restos de las hierbas y el ungüento resultante se introduce en recipientes herméticos. Los restos (las hojas, flores y tallos que han quedado en el paño) se pueden aplicar diaria mente como cataplasma sobre las pantorrillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *