Dietas preparadas para definir tu cuerpo

En las farmacias, los herbolarios y las tiendas de dietética se ofrecen en medida creciente las llamadas dietas de fórmula o preparadas. Se trata de mezclas de nutrientes en forma de líquido, granulado o polvo. Que contienen de manera concentrada hidratos de carbono, proteínas y grasas, así como vitaminas y minerales.

Son sustancias nutrientes comprimidas de modo práctico, adecuadas a las necesidades fisiológicas del ser humano. No es necesario masticar o digerir en el sentido habitual.

Hay unas 40 empresas que fabrican cerca de 200 dietas de este tipo. También la dieta de los astronautas no es en principio otra cosa.

En los hospitales ha dado buenos resultados esta forma de dieta para los pacientes que, por ejemplo. Después de una operación han de ser alimentados por vía parenteral, es decir, mediante transfusiones.

En las curas de adelgazamiento preparadas los fabricantes han de atenerse a unas disposiciones, que presentan algunas variaciones en los distintos países. Como ejemplo, la ley puede establecer que la proporción proteica sea de 50 g diarios de proteínas de origen animal y vegetal.

Se prescriben como mínimo 7 g de ácidos grasos esenciales (por ejemplo, ácido linoleico). Deben contener además 90 g de hidratos de carbono en cada ración diaria. Según el sobrepeso o los deseos de adelgazar, estas dietas preparadas ofrecen entre 800 y 2.000 calorías diarias.

Puede contarse que para un período breve de unos tres días o incluso hasta una semana (una dieta de este tipo no debería seguirse en ningún caso por más tiempo) se está abastecido de todas las vitaminas y los minerales. Hay batidos y papillas de los más diversos sabores de modo que se pueden hacer muchas variaciones: mocea, nueces, vainilla, fresa, chocolate, etc.

Conoce lo asombroso de las Dietas preparadas

Cómo actúan las dietas preparadas

Lo mismo que todas las dietas, su objetivo es proporcionar menos calorías de las que se necesitan para el curso diario. El cuerpo compensa entonces ese déficit energético mediante sus reservas de glucógeno (hidratos de carbono), proteínas y grasas.

El glucógeno y la proteína fijan por cada gramo propio cuatro de agua, las grasas, por el contrario, sólo medio. Con un déficit diario de 1.000 calorías, la energía que falta se obtiene en los primeros días a partir de hidratos de carbono y proteínas; de este modo se pierden unos 1.250 g diarios.

Al cabo de una semana el adelgazamiento es más lento. A partir del décimo día se actúa sobre los depósitos de grasa. De este modo se pierden unos 170 g diarios de grasa y agua. Así pues, la desaparición del tejido adiposo es mucho más lenta que la de los hidratos de carbono y las proteínas.

Las dietas preparadas se presentan en multitud de formas de administración. Ya sea como batido, muesli, papilla o granulado con diferentes sabores. Suelen presentarse empaquetadas en raciones diarias, que han de distribuirse a lo largo del día. El contenido de vitaminas y minerales es variable, aunque es adecuado a las necesidades diarias, de modo que no se producen síntomas carenciales.

Conoce lo asombroso de las Dietas preparadas

¿Qué se puede comer?

Calorías: 800-2.000 diarias.
Proporción de nutrientes: Variable, según el producto.

Comidas:

Por la mañana, al mediodía y por la noche se toma la cantidad que se indica en el envase, que por lo general ya está empaquetada de manera especial.

Muchos fabricantes autorizan o recomiendan además el consumo de fruta, ensaladas o verduras.

Bebidas:

Bebidas diferentes según cada una de las dietas preparadas (véase el prospecto que acompaña al envase).

Ventajas

Las dietas preparadas pueden elaborarse sin ningún problema siguiendo las instrucciones. Por lo tanto no es necesario contar las calorías ni preocuparse de tomar las suficientes vitaminas, minerales, proteínas o grasas. La reducción de peso puede calcularse de modo bastante preciso con antelación.

Desventajas

Las dietas preparadas no resultan gustosas. Con muchas de ellas hay que sobreponerse incluso si se las suaviza con aromas de fruta o de chocolate.

Aunque hay algunas especiales que son ricas en fibra, estas curas de adelgazamiento dan lugar a un medio gastrointestinal fisiológicamente insano, con trastornos digestivos del tipo de náuseas, flato, estreñimiento o diarrea.

Dietas preparadas

Intolerancias/riesgos

Una dieta de astronautas de este tipo está indicada en principio sólo para hombres y mujeres jóvenes que desean adelgazar. Los datos sobre las calorías diarias y el total de nutrientes no significan necesariamente que el cuerpo absorba esas concentraciones.

Personas muy gruesas, mayores o ancianas pueden reaccionar a estas dietas de diversos modos, con trastornos tales como espasmos intestinales y diarrea. Con ello, una parte de los nutrientes aportados se eliminan sin digerir.

Las personas que sufren de trastornos cardiocirculatorios, insuficiencia renal, de manera más general, dolencias gastrointestinales, deberían consultar a su médico antes de iniciar una dieta de este tipo.

Resumen de las dietas preparadas

Idoneidad para la reducción de peso Rapidez de efecto Idoneidad a largo plazo Acción a largo plazo Tolerancia Sin inconvenientes médicos Diversidad de la composición Esfuerzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *