La cura Schroth ideal para perder peso

Seguir una dieta y ayunar no son ningún descubrimiento del mundo civilizado moderno. Como lo demuestra la historia del carretero Johann Schroth. Que a mediados del pasado siglo vio que el sobrepeso causado por las grasas era la causa de muchas molestias y enfermedades.

Schroth creó una cura que sorprendentemente persiste hasta la actualidad en Alemania. El motivo de su ininterrumpida popularidad puede ser el hecho de que en la cura Schroth –a diferencia de muchas otras dietas– puede o incluso debe beberse vino. El ayuno conjunto y alegre hace que esta cura resulte muy popular.

La cura Schroth dura una semana y se divide en tres días secos, dos días de bebida pequeños y dos grandes. Cada día se presenta algo nuevo en la mesa. Una vez son panecillos secos y ciruelas pasas, después papilla de avena, alforfón y galleta de pan.

O bien, en el día de bebida vino en cantidades abundantes. La localidad de Oberstaufen, en el sur de Alemania, se considera hoy el centro de los seguidores de este régimen, que se reúnen para seguir dietas de adelgazamiento muy festivas.

La cura puede seguirse durante dos, tres o cuatro semanas bajo control médico. O bien, en la llamada pequeña cura Schroth, durar entre cuatro y siete días en el propio domicilio.

Una peculiaridad son el ejercicio físico y los baños de sol y por la noche las envolturas húmedas, que favorecen la sudoración y con ello la pérdida de agua.

Además de para la adiposidad, la cura Schroth se prescribe para el catarro bronquial persistente, el reuma y la gota. El vino blanco originalmente prescrito por Johannes Schroth puede sustituirse por agua mineral, zumo o jugo de hortalizas.

La cura Schroth ideal para perder peso

Cómo actúa la cura Schroth

Cuando una cura de adelgazamiento tiene una antigüedad de 150 años, se desarrollan naturalmente variaciones individuales.

Cualquier médico, clínica o particular que utiliza esta cura, realiza, pues, una adaptación de la misma a sus propias necesidades, dándole una estructura específica y dosificando sus elementos de modo personalizado.

Sin embargo, hay que contar con que en los días secos deben tomarse entre 500 y 700 calorías diarias, y en los días de bebida entre 1.000 y 1.200 calorías en forma de vino seco.

Un litro tiene alrededor de 700 calorías. Por lo tanto, con esta dieta puede tomarse litro y medio de vino.

La cura Schroth ideal para perder peso

¿Qué se puede comer?

Calorías: en los días secos, hasta 700 diarias; en los días de bebida, hasta 1.200 calorías.
Proporción de nutrientes: 80% hidratos de carbono, 15 % proteínas, 5 % grasas.

Lunes, miércoles y viernes

  • Son días secos, en los que exclusivamente pueden tomarse panecillos y ciruelas pasas, pero nada de beber.

El martes y el sábado

  • Son días de bebida pequeños. Hay papilla de avena, centeno, mijo, tapioca, arroz, cebada perlada o alforfón, así como zumo de limón diluido con algo de azúcar y medio litro de vino.

El miércoles y el domingo

  • Son días de bebida grandes en los que además de papilla, pasta de avena, panecillos y ciruelas pasas, hay hasta dos litros de vino.

Mediante el déficit diario de 1.500 o más calorías. Se produce una rápida movilización de las reservas de glucógeno y grandes pérdidas de agua, que es fomentada mediante las envolturas nocturnas.

Tras la desaparición de dos a tres kilos de protema humana junto con el agua fijada, en el plazo de tres semanas se intensifica la movilización de la grasa de las caderas y el vientre.

Apenas hay una dieta con la que se pueda adelgazar tan sin condiciones como en la cura Schroth. No son raras las pérdidas de peso de cinco kilos en la primera semana, tres en la segunda y dos en las siguientes.

Estas pérdidas son típicas realmente sólo para personas con gran sobrepeso. Esta degeneración drástica de hidratos de carbono, proteínas y grasas a partir de las reservas corporales. Unido a una carencia notable de calorías, hace obligatorio que la cura se siga bajo vigilancia médica.

la-cura-schroth-ideal-para-perder-peso

Componentes

En la cura Schroth clásica además de vino blanco seco hay panecillos secos, ciruelas pasas, papilla de copos de avena y salvado, cebada perlada, arroz, mijo, alforfón y pasta.

Con la cura Schroth se pierde mucho peso en muy poco tiempo. Según el sobrepeso es posible una reducción de cinco kilos en una semana y de diez en tres.

Dado que durante cuatro días de la semana se puede y se debe beber vino en abundancia, la cura Schroth es una de las más divertidas y fáciles de pasar.

Desventajas

Mientras que los días de vino se soportan relativamente bien, los días secos resultan difíciles de pasar porque lo único que hay para comer son panecillos secos y ciruelas pasas, no habiendo absolutamente nada para beber. También las curas de sudoración nocturnas pueden resultar molestas.

La cura Schroth ideal para perder peso

Resultado

La cura Schroth es adecuada para personas con sobrepeso que desean adelgazaren compañía y bajo control médico. Sirve también como dieta de varias semanas, aunque el cambio de días secos a días de bebida no se aguanta bien.

Después de finalizada con éxito esta cura deberían iniciarse unos hábitos alimentarios disciplinados. De lo contrario existe el peligro de volver a ganar los kilos de menos con la misma rapidez con la que se perdieron. A Esta cura sólo deberá seguirse bajo control médico.

Intolerancias/ riesgos

Secundarios del tipo de malestar, vómitos, dolores de cabeza, trastornos nerviosos, mareos o estados de debilidad. Pueden producirse también trastornos cardiocirculatorios, sin que quepa excluir el riesgo de un colapso circulatorio.

Por ese motivo, la cura Schroth debería realizarse en casa sólo en su forma atenuada. En caso contrario ha de seguirse bajo control médico, con vigilancia permanente de la actividad cardiaca, la presión sanguínea, el pulso, la circulación, etc. Puesto que se bebe mucho alcohol, no es adecuada para quien tiene que conducir o está trabajando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *