Remedios caseros para las Palpitaciones

Remedios caseros para las Palpitaciones

Causa e información de las Palpitaciones

Muchas personas notan cómo su corazón tiene el ritmo alterado, nervioso y palpitante; sufren muchos trastornos y no saben cómo solucionarlos en la mayoría de los casos.

No obstante, muchos de estos trastornos no son producto de una enfermedad orgánica. Por lo que frecuentemente los médicos no toman realmente en serio a estos pacientes.

Sin embargo, estos “trastornos de la regulación neurovegetativa” pueden desembocar más tarde en una enfermedad orgánica, y entonces puede ser demasiado tarde para un tratamiento.

Con frecuencia las personas que sufren estos dolores en forma de punzadas en el corazón, palpitaciones y aleteo auricular están sometidas a una exigencia excesiva en el ámbito del trabajo y la familia.

A menudo el estrés lleva a empezar a fumar por nerviosismo o ansiedad, lo que le crea al corazón todavía más dificultades.

La mejor manera de combatir esta enfermedad es intentar reducir el estrés físico y psíquico. Si además se tiene exceso de peso, hay que reducir lo con una alimentación pobre en calorías y rica en fibra y vitaminas.

La circulación tiene que entrenarse a base de movimiento, pues una mejor circulación significa más oxígeno para las células del cuerpo, y una mejor provisión para el corazón.

infusion

Tratamientos naturales para las palpitaciones

 

Remedios Populares 1: Baño de valeriana

Dos o tres veces a la semana debería tomarse un baño de valeriana antes de ir a dormir. En las farmacias y herbolarios se vende el extracto para el baño ya preparado. El agua del baño debe tener una temperatura de 37 °C. Se permanece en el agua durante diez minutos con las muñecas fuera. Después del baño hay que aclararse con agua fría.

Remedio Económico 2: Esencia de marjoleto

Se toman diaria mente de cuatro a diez gotas.

Remedios de las abuelas 3: Infusión tranquilizante

En situaciones de estrés, para conseguir el bienestar y la tranquilidad. Se bebe una infusión que ayuda a dormir y a tranquilizarse.

Para ello se mezclan las siguientes hierbas: 20 gr de angélica, 10 g de romero, 30 gr de melisa, 10 gr de espliego, 20 gr de lúpulo y 10 g de centaura  menor.

Se hierven dos cucharaditas del preparado por taza, se deja reposar entre diez y quince minutos y se cuela. La infusión se bebe despacio y lo más caliente posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *