Razones usuales para escoger una dieta

Normalmente, el objetivo principal de cualquier dieta consiste en rebajar el máximo peso en el mínimo tiempo posible. Frecuentemente, esta meta implica pasar hambre e infraalimentar el organismo.

Cuando se llevan varios días de esta manera, uno suele resarcirse de tal sacrificio atracándose con un plato de huevos fritos y bacon.

Así pues, no es raro encontrar aquellas personas que pasan del casi ayuno al banquete orgiástico, causándose graves desequilibrios nutritivos y metabólicos.

Razones usuales para escoger una dieta

El punto estable

Ciertas personas consiguen aguantar una dieta sin sucumbir a las tentaciones y, por tanto, rebajan un peso considerable, pero cuando vuelven a la alimentación corriente se encuentran con que no sólo recuperan lo que habían perdido, sino que incluso engordan.

La teoría de Benett explica el fenómeno del punto estable: el cuerpo “memoriza” el nivel de grasas que logra acumular y, cuando advierte que ha descendido, procura retomar a su nivel inicial.

Razones usuales para escoger una dieta

Poca variación de alimentos

Otro de los mitos extendidos es pensar que con la restricción a unos pocos alimentos se consiguen resultados efectivos.

Estas dietas se basan en determinadas combinaciones de escasos alimentos; como siempre acaban en los mismos gustos insulsos, se hacen monótonas y, al final, se abandonan o se superan con un empacho.

Razones usuales para escoger una dieta

El “boca a boca”

Una de las razones corrientes que inducen a seguir un determinado régimen es el “boca a boca”. Es decir, lo que cuentan amigos o familiares: una hermana, un compañero de trabajo o un familiar han obtenido excelentes resultados con cierta dieta milagrosa o con la que el médico les ha prescrito.

Como cada cuerpo es diferente, esta dieta termina siendo inútil para otras personas. Para que la dieta no fracase hay que personalizarla, por lo que deben tenerse en cuenta el peso, la edad, la complexión, el sexo y la estatura.

Además, se han de valorar aproximadamente las calorías que se queman según las distintas actividades físicas de cada persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *