Compatibilidades y asociaciones de los alimentos

Los enzimas descomponen los alimentos para hacerlos asimilables y convertirlos en nutrientes. Determinadas asociaciones de alimentos favorecen o entorpecen la asimilación de las proteínas, las vitaminas y los minerales con los que cuentan.

Además, existen alimentos de rápida y de lenta digestión, que conviene no mezclar demasiado en una misma comida. En todo caso, es preferible que primero se consuman los de rápida digestión y luego los de lenta digestión. De esta manera, los de rápida digestión no ven entorpecido su proceso de asimilación.

Compatibilidades y asociaciones de los alimentos

Digestión rápida y lenta

Son alimentos de rápida digestión los azúcares de la fruta, las proteínas magras (yogur, pescado blanco, carnes magras) y las hortalizas con poco almidón (lechuga o apio).

Son alimentos de lenta digestión las grasas y proteínas de productos grasos animales (mantequilla, carne de cerdo o cordero).

Asociaciones correctas

  • Todas las frutas se pueden mezclar, menos las que son muy ácidas con las muy dulces, como la naranja y el plátano o el pomelo y los higos.
  • En general, las hortalizas combinan bien con cualquier tipo de alimento. La combinación de hortalizas y proteínas (carne, pescado) es excelente: las hortalizas facilitan el aprovechamiento vitamínico y nutritivo de las proteínas.
  • La combinación de hortalizas y almidón (patatas, legumbres) es también favorable, ya que los vegetales ayudan a digerir los almidones.
  • El almidón y la grasa también se pueden mezclar. Las pastas, las patatas y los vegetales suelen aderezarse con aceite, mayonesa, yogur. La grasa no interfiere la asimilación de los almidones.
  • Las hortalizas también pueden combinarse con la grasa.

Compatibilidades y asociacionesde los alimentos

Asociaciones incorrectas

  • En general, no deben combinarse comestibles ácidos con el almidón (tomates con patatas o. arroz). La saliva segrega ptialina, un enzima que se encarga de predigerir los almidones. El medio ácido destruye la ptialina, por lo que los almidones serán más difíciles de digerir.
  • La asociación proteína-almidón tampoco es conveniente porque el almidón se digiere en un medio alcalino, mientras que la proteína lo hace en un medio ácido.
  • El azúcar y el almidón tampoco son buenos acompañantes. Los azúcares naturales de las frutas o los industriales (pastas) provocan una secreción salivar exenta de ptialina, por lo que el almidón se queda sin predigerir cuando llega al estómago. Algunos ejemplos son la mezcla de cereales con azúcar y el pan con higos, dátiles o plátano.
  • La leche no combina demasiado bien con ningún nutriente (grasa, azúcar, proteína, almidón); los adultos la digieren con dificultad debido a la carencia del enzima que la asimila, la renina. Por su composición en metionina y triptófano, aminoácidos esenciales carentes en los cereales y las féculas, complementa a estos alimentos cuando se mezclan.

Compatibilidades y asociacionesde los alimentos

Asociaciones neutras

  • Proteínas grasa-almidón. La mezcla de proteínas oleaginosas con féculas, como los cereales y las leguminosas, los cereales y los huevos o queso graso, patatas y judías verdes con aceite.
  • Grasa y proteína. Siempre que no se trate de ingerir demasiadas cantidades, no ocurre nada. Las hortalizas reducen la fermentación proteínica y conviene incluirlas en esta combinación: por ejemplo, ensalada con queso graso, huevo duro, mayonesa o atún en aceite.
  • Azúcares y proteínas. Los azúcares apenas sufren alguna transformación tras la masticación, ensalivación y llegada al estómago; casi todo su proceso digestivo se realiza en el intestino, de forma que no dificultan la descomposición en la boca y en el estómago de los alimentos proteínicos.
  • Almidón y almidón. No son incompatibles, pero sugieren una sobrealimentación: pan con arroz, pan con legumbres.
  • Proteína y proteína. Es preferible no mezclar dos tipos de proteínas, puesto que el proceso digestivo se ralentiza a efectos de atender a cada alimento proteico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *