Propiedades y beneficios Yaro y las Zanahorias

Propiedades y beneficios Yaro y las Zanahorias

Yaro una planta burguesa

El yaro es una planta de aspecto más bien burgués: no le gustan las aventuras. Sólo piensa en ella, y lleva una vida sin pena ni gloria en los bosques y en la maleza. Mirad sus hojas, moteadas de negro, con nervaduras muy marcadas; observad cómo una de ellas rodea totalmente el contorno de la hoja.

Para ver las hojas del yaro hay que esperar a que termine el invierno; cuando la vegetación esté todavía en letargo, no aparecen por ningún lado. Solamente hacia el mes de abril muestra la planta sus bellezas. Se trata de una flor extraña, una especie de cornetilla de color blanco verdoso, de la cual surge un frágil espádice violáceo que se eleva como un dedo, como si acechase a los insectos…, que captura con regularidad.

Si pasáis otra vez por el mismo sitio a principios de verano, encontraréis una gruesa espiga de bayas de color rojo vivo: cuidado, los niños no deben tocarla, y mucho menos comerla: se trata de bayas tóxicas.

Ya hemos dicho que el yaro es una planta burguesa. He aquí por qué: la fecundación de las flores se efectúa de una manera clandestina. Por los insectos que al penetrar en la espata quedan apresados, puesto que los filamentos que cierran la entrada no les permiten volver a salir.

Por otra parte, en la espata los pobres insectos proletarios encuentran un líquido nutritivo. Que apaga su sed y del que beben hasta ahogarse en él. Antes, naturalmente, han cumplido con su deber: el de provocar la fecundación.

Al madurar, la espata del yaro desaparece y las flores hembras que se han transformado en bayas iluminan los bosques y las laderas con su color rojo brillante.

¿Lo sabíais?

El yaro es tóxico…, pero, a pesar de ello, la raíz resulta comestible después de varias ebulliciones y es, al parecer, bastante nutritiva. La fécula que se extrae de ella merecería ocupar un puesto de honor entre los héroes de la historia de Francia.

Un historiador escribe, en efecto, que durante los períodos de grandes hambres esta fécula nutría a los patriotas, en particular bajo el régimen del Terror que siguió a la Revolución Francesa.

zanahorias

Información de las Zanahorias

Decimos «zanahorias» porque existen de dos tipos: las que se cultivan, en latín Daucus sativa, y las zanahorias silvestres. Ambas de la familia de las umbelíferas. Todos sabemos que crece en los campos y a lo largo de los caminos (hablamos, naturalmente, de la zanahoria silvestre), que florece entre la primavera y el otoño y que tiene una raíz comestible roja, amarilla o blanca.

¿Lo sabíais?

¿Sabíais que las simientes de la zanahoria cultivada son menos activas que las de la zanahoria silvestre?
Granjeros, si vuestros bueyes o vuestras vacas tosen. Curadlos mezclando con el forraje algunas zanahorias cortadas a pedacitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *