Propiedades y beneficios Verónica y Viola Odorata

Propiedades y beneficios Verónica y Viola Odorata

Grandes beneficios de la Verónica

La verónica, antaño tenida en altísimo aprecio, está hoy día casi completamente olvidada por la medicina. Voluminosos tratados se han escrito sobre esta planta. Pero desde principios del siglo XIX todos los científicos se mostraron acordes en que los poderes benéficos de la verónica eran insignificantes y que, por tanto, no merecían ser tomados en consideración.

Esta planta persistente es igualmente conocida con el nombre de “té de Europa”. Sus flores son pequeñas, de color azul pálido. Sus hojas, de color grisáceo, son afelpadas y dentadas. El tallo, también afelpado, está acostado sobre el suelo.

La maduración, que se produce habitualmente de junio a julio, debe ser seguida de la recolección y del secado, a calor moderado. La verocinina, las sustancias resinosas y el tanino. Así como un aceite volátil que contiene la verónica, le confieren una propiedad digestiva y estomacal.

La verónica se ha revelado igualmente eficaz en el tratamiento de las bronquitis y de la aerofagia. La infusión de verónica sirve de astringente, y es asimismo un aperitivo.

Propiedades y beneficios Verónica y Viola Odorata

Caracteristicas de la Viola odorata

Nace a lo largo de las riberas herbosas, en los setos, en los taludes, entre la hierba todavía temprana, al comenzar la primavera.

Tiene flores de cinco pétalos, irregulares y separados, cáliz formado por cinco sépalos muy largos. Su olor es característico, muy apreciado por todos, comprendido Vulcano, el dios herrero, que un día se presentó ante Venus perfumado con esencia de violetas y consiguió arrancarle un beso.

También los cantantes deberían apreciarla, puesto que puede defender su garganta de los ataques del frío y de los microbios.

Las flores deben ser cogidas en cuanto aparecen, a ser posible a primera hora de la mañana y con buen tiempo. Hay que ponerlas a secar inmediatamente, encima de tejas, en un local seco y bien ventilado, donde se conservarán en cajas de madera herméticamente cerradas.

En cuanto a las hojas, éstas pueden ser cogidas en primavera y puestas a secar sobre cañizos. Por lo que se refiere a las raíces, hay que arrancarlas en otoño, lavarlas bien y dejarlas secar al sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *