Propiedades y beneficios del Girasol y el Gordolobo

Propiedades y beneficios del Girasol y el Gordolobo

Usos  del Girasol

Todos conocemos los girasoles, esas grandes flores amarillas que buscan el sol. Esta alta planta anual es oriunda del Perú, pero en la actualidad existe en todas partes, tanto en los jardines como en las huertas. Sin duda os habréis fijado en sus hojas de triple nervadura, ovales, rugosas, con enormes cabezuelas, con sus flores centrales marrones y sus flores periféricas amarillas.

Las flores periféricas del capítulo y las hojas secas se prestan a la preparación de una sustancia eficaz contra las fiebres de la malaria; tanto las unas como las otras se recolectan y se secan en pleno estío. No se desperdicia nada del girasol, todo sirve: incluso los tallos tiernos, que pueden proporcionar un remedio popular contra los dolores de estómago.

Finalmente, las simientes de las flores, bien maduras y torrefactadas, pueden sustituir al café, que algunas personas no toleran a causa de la cafeína. También se obtiene del girasol, como es bien sabido, un aceite de mesa, especialmente indicado para aquellas personas que sufren de colesterol.

Propiedades y beneficios del Girasol y el Gordolobo

Propiedades del Gordolobo

El gordolobo brota en los parajes sin cultivar, secos, pedregosos; su tallo es simple, recto, y puede alcanzar un metro; las flores son generalmente de color amarillo, con cáliz tubular y corola; se adhieren al tallo, que, en su parte inferior, está envuelto en grandes hojas aterciopeladas.

Recolección: se cogen las corolas, arrancándolas delicadamente para evitar aplastarlas. Esta operación debe realizarse cuando las flores han hecho eclosión, es decir a partir de julio.

Secado: tiene que efectuarse en un lugar cálido, seco y bien aireado; las corolas deben colocarse en una capa delgada sobre una tela.

Conservación: deberán guardarse en cajas herméticamente cerradas, a ser posible de madera, resguardadas de la luz y del aire. ¿Por qué tantos cuidados? Simplemente porque el gordolobo expectorante, suavizante y emoliente. Propensos a los catarros, el gordolobo es ideal para vosotros. Asmáticos: ¡buscadlo! Los que padezcáis inflamaciones de las vías digestivas y urinarias: ¡gordolobo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *