Remedios Caseros para la Artrosis

artrosis

Artrosis, todo sobre el desgaste de las articulaciones

Las enfermedades articulatorias degenerativas son enfermedades de desgaste que; al contrario que las enfermedades articulatorias inflamatorias o reumáticas, pueden producirse debido a la edad, a enfermedades, o también por forzar demasiado las articulaciones.

Artrosis deformans (osteoartritis) es el nombre genérico que reciben todas las enfermedades degenerativas crónicas, que normalmente afectan a varias articulaciones. Lo habitual es que incida en las articulaciones de la rodilla y de la cadera, y frecuentemente también en la columna verte vertebral, las manos, los dedos o los hombros.

Incluso tratándose de una de las enfermedades más frecuentes, su causa exacta todavía se ignora. Sin embargo, se conocen muy bien los factores que la favorecen: la edad (en los varones a partir de los 50 años), los trastornos metabólicos, enfermedades articulatorias anteriores y el clima. La artrosis se puede transmitir por herencia.

El desarrollo de la enfermedad es rápido: pérdida de superficie de los cartílagos y cavidades articulares, ulceración de sustancias óseas y cartilaginosas. Los bordes de las articulaciones presentan hiperostosis e hidrartrosis. Partes de los huesos y los cartílagos se astillan, pueden obstaculizar los movimientos y causar fuertes dolores.

El paciente pasa por tres fases: primero siente dolores ligeros, que casi no puede localizar, así como una leve tensión muscular. Los músculos cercanos a las articulaciones se contraen espasmódicamente.

Después, casi todos los movimientos causan dolor, e incluso puede aparecer una anquilosis en las articulaciones. En la última fase se producen dolores fuertes y continuados, que van extendiéndose poco a poco a la zona adyacente a las articulaciones: se ven afectados los ligamentos, tendones, músculos, nervios y vasos.

artrosis-1

Sobre la Formación Nodular en la Artrosis

La formación de nódulos en la última articulación de los dedos es característica de esta enfermedad. En el tratamiento se incluye la protección de la articulación afectada, con ayuda de masajes ligeros, movimientos y ejercicios musculares de cinestesiterapia y tratamiento con calor, mediante cataplasmas de fango, así como baños calientes; es importante también no sobrecargar la articulación.

El médico prescribe medicamentos antirreumáticos y estimulantes de la circulación sanguínea, y frecuentemente inyecciones de cortisona.

En casos graves también pueden ser necesarias, aparte de recursos ortopédicos simples, intervenciones quirúrgicas, como por ejemplo una anquilosis artificial de la articulación (artrodesis) o la implantación de una articulación artificial.

serpol-2

Remedios Naturales para la Artrosis

 

Remedio Natural 1: Envolturas Frías

En caso de una inflamación aguda hay que inmovilizar la articulación afectada. Mientras se guarda reposo en cama se deberían aplicar envolturas frías en la articulación, según el reverendo Kneipp.

Remedio Casero 2: Serpol

Se introduce el serpol seco en una  bolsa, y se coloca caliente durante la noche sobre la zona afectada. Sirve para aliviar los dolores.

Remedio Popular 3: Equiseto Menor

Todos los días, media hora antes de desayunar y media hora antes de cenar; se bebe una taza de infusión de equiseto menor.

equiseto-menor

Remedios de la Abuela 4: Baño de asiento de Equiseto Menor.

Una vez al mes se debería tomar un baño de asiento habiendo añadido al agua previamente equiseto menor.

Remedio Botánico 5: Amargo Sueco

Junto con las cuatro tazas diarias de infusión de ortiga menor hay que beber tres veces media taza con una cucharada de amargo sueco. Esta media taza se toma antes y después de las comidas.

Remedios Populares 6: Cataplasma de Amargo Sueco

La zona afectada se trata diariamente con una cataplasma de amargo sueco, que se deja actuar durante cuatro horas. Primero se aplica ungüento de caléndula sobre la parte afectada, para que el alcohol del amargo sueco no disuelva la grasa de la piel. Después de quitar la cataplasma de amargo sueco se espolvorea la piel con talco para prevenir posibles pruritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *