Remedios caseros para el tratamiento epilepsia

Remedios caseros para el tratamiento epilepsia

Síntomas a considerar de la epilepsia

Se trata de un trastorno cuyas causas reales todavía no ha logrado desentrañar por completo la medicina. Los aquejados por ésta enfermedad sufren ataques de carácter convulso con mayor o menor frecuencia. Tales ataques son sumamente espectaculares.

En efecto, el enfermo se pone al principio tremendamente pálido y cae sin sentido al suelo. Entonces, dan comienzo las convulsiones furiosas, golpeando y pataleando como un demente. El cuerpo se pone rígido, al tiempo que agita las extremidades con movimientos espasmódicos muy violentos. Acto seguido, el rostro adquiere un tono amoratado, espumeando por la boca.

Esta condición de movimientos convulsos suele durar unos minutos solamente, tras los cuales la respiración y el color de la cara vuelven a ser normales.

En una segunda fase, los espasmos y las convulsiones llegan a los músculos maxilares, chirriar de dientes y es posible que el paciente se muerda fuertemente la lengua, con efusión de sangre. Tampoco dura mucho esta fase, y al cabo de unos minutos, el afectado cae en un sopor profundo, casi sin conocimiento, cuando no le sobreviene el sueño reparador.
Remedios caseros para el tratamiento epilepsia

Procedimientos a seguir para tratar a un paciente de epilepsia

Cuando una persona sufre un ataque de epilepsia, hay que dejarle plena libertad de movimientos, a fin de que con los espasmos y las convulsiones se libere la extraña tensión de su cuerpo.

Luego, hay que evitar que se muerda la lengua, poniendo entre sus dientes algún objeto, como una cuchara de madera o un pañuelo. También se extraerán de su boca to dos los objetos susceptibles de ser tragados, como dientes postizos, caramelos o chicles. A ser posible, se colocará al accidentado sobre una manta o un colchón para que su cuerpo no resulte dañado con sus retorcimientos.

La medicina moderna se ocupa afanosamente de esta enfermedad, por lo que no hay que descuidaren modo alguno la oportuna visita al médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *