¿Caída del cabello? tratamientos caseros

La farmacopea no carece de productos que recurren a las hierbas adecuadas para detener la caída del cabello. La caída del cabello se debe a numerosas razones de salud, no sólo a enfermedades hormonales, aunque casi siempre hay razones endocrinológicas. Hay algunas formas de evitarla o disminuirlas veamos algunas

 ¿Caída del cabello? tratamientos caceros

Recetas contra la caída del cabello

Pero también se puede preparar un cocimiento a base de lavanda (lavandula officinalis), de bardana (lappa officinalis), de lu pino blanco (lupinus albus), de ortiga (urtica dioica).

Dos cucharadas en 2 vasos de agua. Haced cocer a fuego vivo durante 20 minutos. Colad, aplastad las hierbas maceradas con el revés de una cuchara para extraer mejor todo el jugo. Este cocimiento debe ser utilizado tibio, en fricciones: cuidado con vuestros ojos.

Como en el caso de la caspa, para la caída del cabello la ortiga reina siempre como dueña y señora sobre el cuero cabelludo: poned a cocer 200 gramos de raíces en medio litro de vinagre de vino. luego filtrad, cuando el cocimiento se haya enfriado, utilizad lo en fricción por la noche, antes de acostaros.

Por la mañana, debéis lavaros el pelo, secándolo y friccionándolo con aceite de oliva. Aplicad este tratamiento cada dos o tres días. ¿Caída del cabello? tratamientos caceros

Otro tratamiento para la caída del cabello

La cebolla también va bien para el cuero cabelludo. Dejad macerar en alcohol 4 cebollas troceadas, durante tres días. Conservad el recipiente en un lugar abrigado. Filtrar y friccionar.

El romero está en todas partes: en las tazas, los tazones, las soperas, las ollas; lo hemos visto en recetas revigorizantes, para tratar el hígado. Para calmar el estómago, para atacar la bilis.  Lo hemos visto utilizado para los nervios.

Es muy útil contra el estreñimiento y la melancolía. Pues bien, con viene saber que también corta la caída del cabello.

La escuela de Salerno, que estaba al cabo de la calle y entendía mucho del asunto, aconsejaba los berros.

La salvia no podía estar ausente aquí. Esta vez se utilizará como tintura. Poned a macerar durante dos semanas las hojas secas en cinco veces su peso de alcohol, cuidando de añadir inmediatamente ron en igual volumen.

Los autores nos garantizan buenos resultados, para contener la caída del cabello y para conservar el resto en buen estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *