Aprende para que sirven y cuales son las proteinas

Las proteínas contienen dos elementos esenciales para nuestro organismo que son el nitrógeno y el sulfuro. Al mismo tiempo, las proteínas son, junto a las grasas, una fuente importante de hidratos de carbono. La base proteica de nuestro cuerpo depende directamente de la dieta que ingerimos, es decir, del número de proteínas que incluimos en nuestra alimentación.

Las proteínas son moléculas que se pueden romper y transformar en partículas más simples, los aminoácidos. De esta manera, las proteínas son una gran cadena de aminoácidos y son precisamente estas sustancias más simples las que otorgan unas características especiales y exclusivas a cada proteína.

La capacidad del cuerpo humano para transformar un aminoácido en otro es bastante limitada, algunos de ellos, además, no pueden ser producidos por el organismo y se deben conseguir a partir de la dieta, son los llamados aminoácidos esenciales. Son nueve: la isoluecina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, creatina, triptófano, serina e histidina.

Proteina creada por ordenador

Otros aminoácidos pueden convertirse en esenciales sólo en determinadas etapas de nuestra vida

Como durante el crecimiento, en estados de debilitamiento, estrés o convalecencia. Son momentos, éstos, en que nuestra capacidad de síntesis está debilitada y nuestro organismo crea unas necesidades nuevas.

El objetivo básico de los aminoácidos es el de producir energía, en forma de acetato o de glucosa, que se podría decir que son la gasolina básica para la combustión y el buen funcionamiento de los tejidos de nuestro organismo. El contenido aconsejable en proteínas de nuestro cuerpo se estima en 11 kg, aunque, como ya se ha explicado anteriormente, de¬pende de la etapa vital en que nos encontremos.

Por ejemplo, los recién nacidos y los niños necesitan, aproximadamente, una reserva proteica cinco veces superior a la de una adulto por unidad de peso. Aunque no se han establecido unas cantidades fijas de proteínas, sí existen algunas asociaciones como la Organización Mundial de la Salud y la FAO que han establecido unas ingestiones proteicas recomendadas.

Aminoácidos recreados artificialmente

Estas organizaciones consideran que durante el periodo de lactancia se ha de in¬cluir un contenido en proteínas de 8 g diarios

Durante el primer mes de vida esta dosis será de 2 ó 3 g por cada kg de peso corporal. Estas recomendaciones van variando conforme el niño crece de manera que, al alcanzar la edad de 5 años, la dieta del niño se equipara a la del adulto en contenido proteico, en este caso, el 10 % del contenido de la dieta ha de provenir de las proteínas.

A pesar de que en las sociedades occidentales es raro que exista un déficit en la ingesta de proteínas, sí existen determinados grupos de población que sufren carencias a causa de varios factores. Este es el caso de las personas drogadictas y alcohólicas, a causa de unos hábitos alimenticios irregulares y del problema añadido de introducir sustancias tóxicas en el organismo.

También sería el caso de los enfermos con trastornos crónicos de las vías intestinales o aquellas personas que han sufrido traumatismos, politraumatismos o quemaduras graves. Por último, también se incluirían dentro de este grupo los enfermos hepáticos y de riñón, estos últimos suelen eliminar muchas proteínas por la orina, de manera que presentan importantes carencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *