Excelente Dieta para los Enfermos Reumáticos

Cuando nos encontramos con un paciente aquejado de un problema reumático; no nos damos cuenta de la importancia que tiene en su recuperación una dieta adecuada.

Un experimento realizado en el Royal Free Hospital de Londres con enfermos reumáticos; reveló una gran eficacia la dietoterapia de alimentos frescos del doctor Bircher-Benner (el informe sobre el resultado se halla en Proceedings of the Royal Society of Medicine).

Excelente Dieta para los Enfermos Reumáticos

Tratamiento Alimentario para Enfermos Reumáticos

Al comienzo del tratamiento, durante algunas semanas, conviene limitar la dieta de alimentos frescos; pobre en proteínas animales y grasas, ya que se comportan como agentes perturbadores del proceso de recuperación.

Una dieta sin componentes de origen animal (derivados lácteos, huevos y carne) se ha acreditado; en cambio, como la más provechosa para progresar hacia el objetivo buscado.

Tampoco debe contener la dieta estimulantes como cafés, bebidas alcohólicas, nicotina y dulces que debilitan su eficacia. Una dieta correcta produce una cierta desintoxicación y todos los tejidos experimentan un fortalecimiento progresivo.

Si al cabo de dos o cuatro semanas de seguirla (alimentos frescos exclusivamente) se comprueba una mejoría satisfactoria, pueden añadirse otros productos como pan integral, caldo de verduras y patatas cocidas con su piel.

reumat

Dieta Recomendada al tener Mejoras

Si esa mejoría continúa y alcanza un determinado nivel, se podrá ampliar la dieta con diversas verduras cocidas y pan integral untado con un poco de mantequilla. En todo caso, la dieta debe proseguir desprovista de sal, de grasas animales, de los estimulantes ya mencionados, de carne y de alimentos desnaturalizados.

Para la profilaxis y prevención de recaídas existe una alimentación apropiada, distinta de la ya descrita para la curación, pero muy rica también en alimentos frescos (fruta, verdura cruda, cereales integrales, productos lácteos).

La alimentación se centra en una comida principal y dos frugales. Los platos preparados con harina, dulces y alimentos ricos en grasa y proteínas sólo deben tomarse excepcionalmente, nunca como una costumbre habitual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *