La Mejor Dieta para la Mujer Embarazada

La gestación presupone un aumento de las necesidades nutritivas para atender a la madre y al feto. Está comprobado que una alimentación correcta y no excesiva durante el embarazo reduce la mortalidad fetal y del recién nacido; ya que sobre todo el exceso de alimentación que provoca aumentos de peso por encima de lo que se considera normal; puede originar un sobrepeso fetal que dificulta el parto y niños que de mayores serán obesos en potencia (obesidades hipertróficas por aumento del número de adipocitos).

Por todo esto es necesario que la alimentación en el embarazo sea ponderada con arreglo a las exigencias de cada fase de la gestación.

La Mejor Dieta para la Mujer Embarazada

Alimentación en las Etapas del Embarazo

Durante el primer trimestre apenas existe incremento metabólico y el peso se eleva muy poco. En este período la alimentación debe ser como en la mujer sana y no gestante.

En los otros dos trimestres el aumento calórico debe ser de unas 300 calorías al día; incremento que se debe hacer aumentando las raciones en las dos comidas principales; y tomando desayuno y merienda para conseguir un aporte calórico continuado y evitar sobrecargas digestivas con comidas copiosas, que se toleran mal, en la segunda mitad del embarazo.

El aumento de peso normal durante el embarazo es, pues, de 9 a 12 kilos, aunque hay que tener en cuenta la estatura de la mujer, su peso y el número de fetos que vaya a tener.

Aparte de sus mayores necesidades calóricas y proteicas, la embarazada necesita también un mayor aporte de vitaminas y minerales. En la mayoría de los casos estas necesidades se cubren con el aumento de la ingesta de alimentación, aunque siempre deberá asesorarse por el ginecólogo.

fumar

Consejos Prácticos Útiles en esta etapa

  • Cuidar la higiene bucal con esmero (neutralizar la acidez de la saliva que va ligada a los cambios metabólicos existentes, mediante colutorios alcalinos)
  • Hacer cocciones simples, sin exceso de grasas, sal ni especias (plancha, vapor, horno).
  • Comer despacio, masticando bien y no “picar” entre horas.

Realizar la misma actividad de siempre, si es posible, caminar o dar un paseo; ya que mejora el estreñimiento usual en este período, así como la circulación sanguínea. Para evitar los vómitos frecuentes en los primeros meses del embarazo:

  • No levantarse en ayunas.
  • No tomar muchos líquidos en las comidas.
  • Fuera de las comidas tomar como mínimo dos litros de líquidos al día (agua, zumos, leche, etc.).
  • No fumar ni beber alcohol durante el embarazo. En general, los hijos de mujeres que fuman pesan al nacer de 150 a 200 g menos que los niños cuyas madres no fuman en absoluto.
  • Si tiene que tomar algún tipo de medicamento, que sea homeopático, ya que no tiene ninguna contraindicación para la madre ni para el feto.

El embarazo puede y debe ser bello, armónico, la maternidad no produce fealdad, y es bien cierto que a la mujer embarazada se la ama de otra manera, pues en los hombres nobles prevalece el espíritu sobre la carne.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *