Cuando Hago la Dieta Bien y No Adelgazo

En este momento se puede sentir que todos los esfuerzos para seguir adelgazando ya no sirven. Muchas veces, esta situación provoca frustración y puede llevar al abandono.

Cuando Hago la Dieta Bien y No Adelgazo

Las Causas Pueden Deberse a las Siguientes Razones

  1. La retención de líquidos. Si su adelgazamiento se estancó por retención de líquidos, no deberá tomar diuréticos porque empeorará la situación y convertirá el problema transitorio en permanente. Deberá seguir con atención el proceso de reeducación del riñón que describiremos más adelante.

  1. La adaptación metabólica. Cuando se pierde peso, el organismo intenta detener el descenso, disminuyendo la actividad metabólica; se combate con cambios de dieta (hacer un día a la semana una dieta hiperproteica o lactovegetariana) y aumentando la actividad física.

  1. El estreñimiento. Es otra de las causas que hace detener la báscula. Cuando esto sucede, no utilice laxantes, porque, aunque sean naturales, no dejan de ser agresivos. Además, corregirían el síntoma, pero no la causa del estreñimiento.

  1. La menstruación. En esta circunstancia es normal que la mujer experimente un sobrepeso de 1-2 kilos, por lo que conviene no pesarse mientras dura el período.

deporte

Sugerencias Generales para la Dieta

  • Estudiar el valor nutricional y calórico de la comida.
  • Prémiese por cada kilo perdido con autorregalos (ir al cine, etc.).
  • No discuta el programa dietético con los demás (pues todo el mundo le ofrecerá un plan que conlleve muchos menos sacrificios).
  • Anote las razones para estar gordo y adelgazar.
  • Procure distraerse.
  • Haga deporte.
  • Hay que saber decir no a determinados alimentos sin ofender a la persona que nos está ofreciendo algo. Recuerde su motivación.
  • No suprima comidas ni pase hambre. Aunque conviene levantarse de la mesa con un poquito de apetito, en ningún caso lo haga saciado.

paseo

  • No solucione problemas comiendo.
  • No busque apoyo en la comida. Adelgazar debe formar parte de un todo; es decir, mejorar el estado de salud física, psíquica, social, intelectual, espiritual y también el aspecto estético. Por eso, adelgazar debe suponer un cambio de actitud y estilo de vida.
  • Olvídese de las dietas milagrosas que matan de hambre. Cuando se trata de perder peso, las investigaciones demuestran que andando poco a poco se llega lejos.
  • No se trata de renunciar a todo lo que le gusta, ni de hacer ejercicio hasta el agotamiento.
  • La dieta lenta pero segura no es peligrosa; sin embargo, las de hambre pueden provocar hipoglucemias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *