Remedios Caseros para el Cáncer de Testículos

cancer

Cáncer de Testículos, Causas y Tratamientos.

De todas las enfermedades cancerígenas que pueden llegar a afectar a los hombres; el cáncer de testículos representa aproximadamente tan sólo un 1%. A pesar de ello, no se debería subestimar su peligro.

Aunque los tumores que se producen en los testículos a menudo no causan dolores, el 95% de ellos son malignos. Los tumores de los testículos, que afectan fundamentalmente a varones entre los 20 y los 40 años, por lo general se producen sólo en una parte de los testículos.

Tipos de Tumores en los Testículos

Hay varios tipos, entre los que destacan los llamados seminomas. Los métodos de tratamiento son diversos, según las fases del cáncer en cada caso. Algunos de los tumores reaccionan a radioterapia o quimioterapia, mientras que otros requieren una intervención quirúrgica.

Como en todas las enfermedades cancerígenas, también en el caso del cáncer de testículos es decisivo el diagnóstico temprano con vistas a la curación.

Una inflamación de los testículos puede ocultar muchas enfermedades de estos órganos: desde el  abultamiento más leve hasta el tumor más peligroso. Pero la inflamación también puede atribuirse a un  traumatismo con compresión de los testículos.

La orquitis o inflamación de los testículos puede desarrollarse de forma purulenta. Muchas veces se produce debido a que una inflamación de las vías urinarias inferiores o de la próstata se extiende a los testículos, o a que la sangre transporta gérmenes inflamatorios.

Si se produce una inflamación unilateral de un testículo se habla de un testículo agudo. En este caso la inflamación se produce rápidamente, por lo general a los pocos minutos u horas.

No existe una terapia uniforme para la inflamación de los testículos; va que el tratamiento tiene que orientarse según las causas. Aún así, la infusión de licopodio, las cataplasmas de equiseto menor y los masajes con aceite de hipérico vienen muy bien.

flores

Remedios Caseros para el Cáncer de Testículos

 

Remedio Casero 1: Aceite de mejorana.

Se llena una botella con mejorana, se añade aceite y se deja reposar en un lugar  cálido. Se utiliza para aplicar masajes varias veces al día.

Remedio Natural 2: Apósito de hojas frescas.

Se lavan hojas frescas de galio, de fárfara y de llantén menor o mayor, y hojas y tallos frescos de caléndula, y se desmenuzan con un rodillo. A continuación se aplica la pasta fresca sobre  la zona afectada del cuerpo. Se debería utilizar todas las hierbas descritas hasta que el paciente descubra qué planta le resulta más agradable y consigue el mejor efecto.

pomada

Remedio Popular 3: Cataplasma de amargo sueco.

Antes de aplicar la cataplasma de amargo sueco se untan los testículos con ungüento de caléndula, para que el alcohol del amargo sueco no disuelva la grasa de la piel.

Después se humedece una torunda de algodón suficientemente grande con unas gotas de amargo sueco y  se aplica. Como aislamiento térmico se cubre la cataplasma con algodón seco; se coloca encima un plástico  y se envuelve todo con un paño caliente. La cataplasma de amargo sueco se deja actuar entre dos y cuatro horas o durante toda la noche, según la tolerancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *