Saltar al contenido

La dieta equilibrada , un concepto moderno

La medicina moderna comprende ahora que el concepto de ¬ę dieta equilibrada ¬Ľ es extremadamente flexible. Las comidas no requieren un equilibrio diario, ni siquiera semanal o mensual. Mientras en alg√ļn momento la dieta contenga los elementos nutritivos adecuados, el individuo acabar√° por equilibrar su propio r√©gimen, y apenas hay rinc√≥n en la Tierra donde esto no le sea posible.

dieta equilibrada

La dieta equilibrada y las situaciones extremas

Los estudios realizados con los supervivientes de los campos de concentraci√≥n parecen corroborar esta opini√≥n. Los internados en los campos nazis, que se alimentaban con una sopa de patatas y berzas, no mostraban marcadas deficiencias vitam√≠nicas al final de la guerra, mientras que los prisioneros de guerra de los japoneses, obligados a subsistir a base de agua y arroz, contrajeron a menudo enfermedades relacionadas con deficiencias vitam√≠nicas. Por peque√Īas que fueran las trazas de vitaminas y minerales esenciales en las sopas de los campos de concentraci√≥n, eran suficientes para prevenir el beriberi, el escorbuto y dem√°s enfermedades por ese estilo. El arroz, que carece del contenido vitam√≠nico de las berzas y del contenido mineral de las patatas, resultaba en cambio insuficiente.

La cuesti√≥n primordial, por supuesto, no es la de si resulta posible sobrevivir en el √Ārtico, o donde sea, con una dieta del lugar donde uno se halla, sino si resulta prudente hacerlo. Sobre este punto, los estudios modernos sobre la etiolog√≠a de la obesidad y los mecanismos de la s√≠ntesis de las grasas sugieren con la mayor firmeza que no es prudente. Toda dieta que est√© desequilibrada, tanto si favorece la absorci√≥n de prote√≠nas como la de grasas saturadas o hidratos de carbono, es peligrosa en s√≠ misma, y cuanto m√°s radical sea el desequilibrio mayor es el peligro al que se somete quien la practica. Como ha observado el experto en nutrici√≥n J. Muscante: ¬ęSi una dieta es nutritiva y mantiene un d√©ficit cal√≥rico, poco importa respecto a si la p√©rdida de peso se centra en el queso fresco, el zumo de uva o cualquier otra sustancia; de cualquier modo, el paciente reducir√° su peso¬Ľ. Las palabras clave son ¬ęnutritiva¬Ľ ‚ÄĒes decir, equilibrada‚ÄĒ y ¬ęd√©ficit cal√≥rico¬Ľ, lo que significa que la ingesti√≥n de energ√≠a es menor que la producci√≥n de la misma, lo que comporta en consecuencia que se quemen grasas del organismo. Ninguno de ambos t√©rminos puede ser aplicado a las dietas estilo Banting, desequilibradas en favor de las prote√≠nas y grasas que, en muchos casos, mantienen un ligero super√°vit de calor√≠as.

Como se√Īala Jean Mayer con especial √©nfasis: ¬ęNo existe en la actualidad ninguna prueba que sostenga la idea de que las dietas m√°s extremas que se han popularizado en tiempos recientes signifiquen ventaja alguna sobre las dietas equilibradas y restringidas en calor√≠as¬Ľ. Con todo, tal idea persiste: fue resucitada en 1944 por un m√©dico neoyorquino llamado Blake F. Donaldson, que trataba a sus pacientes obesos se√Īal√°ndoles un r√©gimen carente de hidratos de carbono y que inclu√≠a hasta ochocientos gramos diarios de carne. Sin embargo, su explosi√≥n m√°s popular se produjo a principios de los a√Īos sesenta, de la mano de un ginec√≥logo y obstetra nacido en Rumania y llamado Herm√°n Taller, que utiliz√≥ esta misma dieta tan antigua bajo el nuevo lema de ¬ęLas calor√≠as no cuentan¬Ľ.