Saltar al contenido

La dieta cetogénica y sus fundamentos

El primer resultado de toda aut√©ntica dieta cetog√©nica es una p√©rdida espectacular de peso en forma de agua, mediante una prodigiosa diuresis y una copiosa micci√≥n. Durante este periodo no se produce p√©rdida alguna de masa corporal, aunque, seg√ļn la severidad de la dieta, el paciente puede llegar a perder entre uno y cuatro kilos m√°s en forma de deposiciones s√≥lidas.

Estas, naturalmente, son pronto reemplazadas cuando se recuperan los hábitos alimentarios normales, pero, de todos modos, contribuyen y no poco a los cuatro o cinco kilos que el paciente llega a perder durante la primera semana del régimen cetógeno.
dieta cetogénica

La dieta cetogénica: consecuencias no deseadas

Toda la pérdida de peso que se registra a continuación de esta semana con la dieta cetogénica , una vez se ha implantado la cetosis, es resultado de la restricción calórica total impuesta por los cuerpos cetónicos, y no de una mezcla específica de grasas y proteínas.

Este tipo de reg√≠menes ofrece una p√©rdida de kilos s√≥lo mientras el paciente los soporta, pero siempre viene acompa√Īada de una significativa y, al decir de muchos m√©dicos, inaceptable p√©rdida de masa muscular. Una dieta bien equilibrada, en contraste, s√≥lo permite una m√≠nima p√©rdida de masa muscular, y su resultado es que el adelgazamiento se da casi totalmente en forma de grasas.

Otro aspecto nada recomendable de la dieta cetogénica es que la debilitación y desaparición gradual de los haces de fibras musculares lleva a un nivel de metabolismo basal más bajo, lo que significa que, tras algunos meses en una dieta de este tipo, el cuerpo quema muchas menos calorías que antes para mantenerse, pues la masa muscular que debe sustentar ha disminuido. Y a su vez, esto significa que en cuanto el paciente regrese a sus hábitos normales en el comer, el aumento de peso será más rápido que nunca, pues quema las calorías a un ritmo más lento y almacena más.

Existen otros efectos secundarios preocupantes relacionados con la dieta cetog√©nica, cierto n√ļmero de los cuales se descubrieron de forma harto accidental durante la segunda guerra mundial.

El ejército canadiense, en busca de una ración de emergencia adecuada para las tropas en el campo de batalla, preparó un producto denominado pemmican, compuesto de carne seca y un extracto de sebo, que fue probado con un grupo de voluntarios. Tras cuatro días a base de pemmican y agua, estos soldados se encontraban fatigados, relajados, deshidratados, descompuestos por náuseas y vómitos y, en pocas palabras, convertidos en cualquier cosa menos en fuerzas de choque.

Los m√©dicos y especialistas en diet√©tica tuvieron que a√Īadir entonces a los efectos secundarios de las dieta cetog√©nica una baja presi√≥n sangu√≠nea patol√≥gica, dolores de est√≥mago y diarreas, y una espectacular elevaci√≥n del nivel de l√≠pidos y colesterol en la sangre.